Ajuntament de Barcelona
Institut de Cultura de Barcelona
Plan Estratégico de Cultura de Barcelona
Nuevos Acentos de Cultura 2006

Temas de debate

Algunas cuestiones para el debate y la reflexión:

¿Les corresponde a las instancias públicas, en particular al Ayuntamiento de Barcelona, contribuir a que las expresiones culturales de las diversas comunidades que conviven en Barcelona adquieran cierto protagonismo en el espacio público de la ciudad?

¿Es estratégico para la ciudad impulsar la interlocución de referencia a través de tejido asociativo de inmigrantes o más bien hay que potenciar la interlocución que no tenga un sello de etnificación (síndrome casas regionales)?

Hay que considerar el riesgo de que algunas actuaciones que busquen normalizar las expresiones culturales de la diversidad refuercen las identidades culturales de origen y que ello conlleve procesos de etnificación (interna y externa del grupo), con las dificultades añadidas que podría comportar a la hora de vertebrar identidades compartidas.

¿Cómo se promueve la transmisión a los recién llegados del patrimonio cultural de la ciudad, entendiendo que el patrimonio cultural está formado por los múltiples registros que van desde los equipamientos (museos, bibliotecas) hasta la cultura popular y tradicional?

¿Pueden convivir en la programación de fiestas populares y ciudadanas actividades y expresiones propias de las diversas culturas presentes en Barcelona sin caer en la trampa de la fiesta de la diversidad, entendida como muestra-feria de especificidades y rarezas culturales diversas (del cuscús a la danza africana, pasando por la paella)?

¿Tenemos desde la sociedad de acogida, y especialmente desde los programadores culturales y los técnicos municipales, el conocimiento y la formación suficientes para desplegar actuaciones que recojan y den visibilidad pública a la diversidad existente sin caer en trampas ni tópicos?

¿Cuál es la dimensión que hay que dar al concepto de diálogo intercultural? ¿Las culturas pueden realmente dialogar o simplemente son las personas las que dialogamos e intercambiamos, con el añadido de que nadie representa por sí solo —afortunadamente— una cultura?

Las culturas en contacto pueden generar escenarios de relación desiguales (estables/inestables, dominación/subordinación, competitivos/colaboradores…). En la medida en que la cultura es también proximidad, y que es en la proximidad donde estos escenarios diversos se pueden desarrollar, parecería indispensable disponer de información detallada para conocer el mapa territorializado en detalle de las culturas en contacto y poder hacer intervenciones ajustadas a las necesidades.

Hay que entender que la diversidad cultural no es una relación entre la cultura entendida como estándar en la sociedad de acogida y las culturas que llegan, sino también los flujos que se producen —o se dejan de producir— entre las diversas culturas de llegada. La creación de ciudadanía en un escenario como el de Barcelona ya no puede hacerse desde las políticas culturales de relaciones radiales, sino desde las relaciones multidireccionales.