Museu Picasso de Barcelona

Ayuntamiento de Barcelona

Menú del sitio

Ir al contenido

 

Las casas y los talleres de Pablo Picasso, la Llotja donde estudió, la cervecería Els Quatre Gats, los talleres de sus amigos, etc. se encuentran dentro del radio del actual distrito de Ciutat Vella. La relación siguiente recoge las diferentes direcciones del artista en Barcelona.

  • 1895
    La familia Ruiz-Picasso, al llegar a Barcelona, se instala en una pensión en el paseo de Isabel II, 4, bajo los Porxos d’en Xifré, donde ahora se encuentra el restaurante Set Portes. Muy pronto se trasladan a un piso de la misma manzana, pero en la parte de detrás, situado en la calle de Cristina, 3, esquina con Llauder. Entra en la Escuela de Bellas Artes de la Llotja.
  • 1896
    Cambio de domicilio familiar: se instalan en la calle de la Mercè, 3. Primer estudio del joven Picasso, compartido con Manuel Pallarés, en la calle de la Plata, 4, donde pinta Ciencia y Caridad.
  • 1897
    Inauguración de Els Quatre Gats, en la calle de Montsió, 3. Picasso diseñará su menú dos años después.
  • 1899
    Comparte estudio con Santiago Cardona, en la calle de Escudellers Blancs.
  • 1900
    Nuevo cambio de taller, en la calle de la Riera de Sant Joan, 17 (desaparecida al empezar la construcción de la Via Laietana en 1907). Comparte el taller con Carles Casagemas.
  • 1902
    Comparte estudio en la calle Nou de la Rambla (antes Conde del Asalto) núm. 10, con el escultor Ángel Fernández Soto y el pintor Josep Rocarol.
  • 1903
    Vuelve al estudio de la calle de la Riera de Sant Joan, 17, con Ángel Fernández de Soto.
  • 1904
    Último estudio en Barcelona, en la calle de Comerç, 28, cedido por Pau Gargallo. En el mismo edificio y en el mismo momento, Nonell tenía allí su estudio. Picasso lo ocupó hasta que se fue definitivamente a París en abril de 1904.

Picasso mantendrá para siempre sus vínculos con Barcelona y regresará a la ciudad repetidamente. Se tiene constancia de estancias en 1906, 1909, 1910, 1913, 1917, 1926, 1933 y 1934. La máxima expresión de su fuerte vinculación con la ciudad es el propio Museu Picasso de Barcelona, creado por voluntad personal del artista.