Museu Picasso de Barcelona

Ayuntamiento de Barcelona

Menú del sitio

Ir al contenido

 

La calle de Montcada constituye hoy el núcleo de arquitectura civil medieval más importante de la ciudad.

Su trazado, que empieza en la capilla románica de Marcús (s.XII) y termina en la plaza del Born, era continuo hasta el s. XIX, cuando fue dividido en dos tramos con la apertura de la calle Princesa en 1853.

Debe su nombre a una importante familia de Barcelona, los Montcada, que en el s.XII recibieron los terrenos, según parece, por el apoyo dado por Guillem Ramon de Montcada al rey Ramon Berenguer IV en la conquista de Mallorca.

A mediados del s.XII surgieron los primeros núcleos de viviendas fuera de las murallas. La calle enlazaba el barrio comercial de la Bòria con el antiguo barrio marítimo Vilanova del Mar, unión que formó el barrio de Ribera. A finales de siglo, el barrio quedó englobado dentro del nuevo recinto de murallas de la ciudad. Conoció su máximo esplendor en los s.XV y XVI. Entonces era una calle señorial, aristocrática, sede de nobles y acaudalados mercaderes, enriquecidos con el comercio marítimo.

En el s.XIX y primera parte del XX, la calle experimentó una profunda alteración y una decadencia del carácter residencial del barrio.

En 1947 la calle fue declarada Conjunto Monumental Histórico-Artístico.

En 1963 se inaugura el Museu Picasso en el palacio gótico Aguilar (Montcada, 15). En 1970 el Ayuntamiento amplía el museo con la anexión del palacio del Baró de Castellet (Montcada, 17) y, posteriormente, con la del palacio Meca (Montcada, 19). En 1999 se inaugura una nueva ampliación del museo, con la casa Mauri y el palacio Finestres como espacios para las exposiciones temporales. Estos cinco palacios configuran el actual Museu Picasso de Barcelona.


Ver historia ampliada

La calle de Montcada sigue el trayecto de un camino de enlace entre el puerto y la vía que, desde la parte occidental del primer recinto amurallado de Barcelona (la actual plaza de l'Àngel), salía en dirección a Roma. La parte baja de la calle abarcaba una zona muy extensa de la necrópolis de finales de la época romana, que circundaba el primitivo templo de Santa María del Mar.

Su trazado, que empieza en la capilla románica de Marcús (s.XII) y termina en la plaza del Born, era continuo hasta el s.XIX, cuando fue dividido en dos tramos con la apertura de la calle Princesa en 1853.

Debe su nombre a una importante familia de Barcelona, los Montcada, que en el s.XII recibieron los terrenos, según parece, por el apoyo dado por Guillem Ramon de Montcada al rey Ramon Berenguer IV en la conquista de Mallorca.

A mediados del s.XII surgieron los primeros núcleos de viviendas fuera de las murallas. La calle enlazaba el barrio comercial de la Bòria con el antiguo barrio marítimo Vilanova del Mar, unión que formó el barrio de Ribera. A finales de siglo, el barrio quedó englobado dentro del nuevo recinto de murallas de la ciudad.

A partir del s. XIII, las familias de grandes propietarios y mercaderes eligieron esta calle para fijar su residencia y empezó la construcción de grandes mansiones que, con el tiempo, se convirtieron en palacios urbanos. En el s.Xiv, se abrieron nuevas calles, y la protección periférica permitió dar a las casas una estructura más abierta, con grandes ventanales en todas las plantas y jardines.

El año 1428 marca un momento difícil debido a los terremotos que destruyeron el gran rosetón de la iglesia de Santa María del Mar y resquebrajaron los muros de muchas casas, algunos pisos altos de las cuales tuvieron que derribarse.

En 1479, tras finalizar la guerra civil del s. XV contra el rey Juan II de Aragón, volvió la prosperidad a esta zona de la ciudad, sede del movimiento mercantil. A lo largo del s.XVI, burgueses y mercaderes emparentados estrechamente con la aristocracia aumentan sus inversiones en explotaciones agrícolas y dominios señoriales, y la calle conoce su mayor esplendor.

En los s.XVII y XVIII se reformaron varios palacios y se construyeron nuevas casas.

En el s.XIX, el barrio experimentó una profunda alteración. La construcción del Ensanche barcelonés, en la segunda mitad del s.XIX, al que se trasladaron las familias adineradas, y, aún más, la apertura de la Via Laietana a partir de 1907, marcan una decadencia del carácter residencial del barrio. En 1947 la calle fue declarada Conjunto Monumental Histórico-Artístico. En la década de los cincuenta, con el nombre de Amigos de la calle de Montcada, un grupo de personalidades vinculadas al mundo cultural barcelonés impulsa el proyecto de revitalizar la calle como foco cultural y museístico.

En 1963 se inaugura el Museu Picasso en el palacio gótico Aguilar (Montcada, 15). En 1970 el Ayuntamiento amplía el museo con la anexión del palacio del Baró de Castellet (Montcada, 17) y, posteriormente, con la del palacio Meca (Montcada, 19). En 1999 se inaugura una nueva ampliación del museo, con la casa Mauri y el palacio Finestres como espacios para las exposiciones temporales. Estos cinco palacios configuran el actual Museu Picasso de Barcelona.