Esta exposición examina las reacciones de artistas contemporáneos a la vida y obra de Pablo Picasso durante los cuarenta años transcurridos desde su muerte, durante los que su relevancia ha resultado polémica, La muestra aborda la cuestión de si Picasso sigue siendo relevante para el arte contemporáneo, yexamina las diversas maneras en que artistas actuales se relacionan con su obra.

Como prueban las 58 obras expuestas, los artistas contemporáneos han reinterpretado los significados de la obra picassiana, liberando su legado de las restricciones impuestas por ideologías del pasado. Exploran y disputan el estatus del artista sin reservas. No perciben a Picasso como un mero paradigma de la vanguardia artística europea del siglo XX, sino que para muchos de ellos es un modelo polivalente para abordar la internacionalización y diversificación del arte contemporáneo en el siglo XXI.

Esta exposición presenta el trabajo de 41 artistas procedentes de África, Asia, Europa, Oriente Próximo, Estados Unidos y Sudamérica. Esta diversidad refleja el extraordinario alcance geográfico del impacto que ha tenido Picasso sobre el arte contemporáneo y pone de manifiesto la relevancia actual de esa relación, ya que muchas de las piezas son creaciones posteriores al año 2000.

Comisario: Michael FitzGerald