Se analizaron cuatro micromuestras tomadas de las fisuras existentes, empleando la microscopía óptica y la electrónica de barrido.

La primera es una técnica básica para la caracterización de materiales que permite acceder a los diferentes estratos superpuestos, de los cuales solo el más externo es visible, y observar su color, textura y forma. La electrónica de barrido permite trabajar con mayores aumentos y obtener resultados más precisos, así como el análisis químico elemental de los pigmentos.

Las muestras analizadas presentan unas estratigrafías coloristas en las capas internas, que contrastan con la monocromía del azul exterior, resultado de una pintura elaborada en diferentes fases y con notables variaciones cromáticas.

Cuando Picasso pintó Azoteas de Barcelona, la capa subyacente estaba seca, hecho que confirma que pasó un tiempo entre la realización de ambas composiciones, durante el cual su paleta se transformó de forma radical.

Azoteas de Barcelona - Pablo Picasso

Mapa de localización de las muestras

Zona de muestreo 1 Zona de muestreo 2 Zona de muestreo 3 Zona de muestreo 4