Ámbito 6. El Greco, Rusiñol y Picasso

En 1899, Picasso realizó un retrato de Rusiñol que era una hibridación de éste con el personaje anónimo del Caballero de la mano en el pecho de El Greco, todo un reconocimiento al papel de este artista como reivindicador del maestro cretense.

A pesar de que Picasso ya había visto grecos con anterioridad, las visitas al Cau Ferrat le permitieron contemplar originales, así como obras influidas por este artista, y la huella de El Greco en la obra de Picasso se extendió hasta los últimos años de su vida.

Más información del ámbito
<< AnteriorÁmbitosSiguiente >>