Ámbito 3. Rusiñol, referente de
la modernidad parisina

En septiembre de 1900, Picasso llegaba por primera vez a París, ciudad que años antes había sido escenario de distintas estancias de Rusiñol, que significaron un punto de inflexión importante en la evolución del arte catalán.

Como cualquier otro artista residente en Barcelona, Picasso se benefició de la labor del Rusiñol vanguardista y moderno, e iconográficamente hay ciertas coincidencias entre las obras de la primera estancia de Picasso en París y la producción de Rusiñol centrada en el barrio de Montmartre.

Más información del ámbito
<< AnteriorÁmbitosSiguiente >>