Ámbito 2. Modernismo y antimodernismo

Santiago Rusiñol era uno de los líderes de la Barcelona artística del momento y había estado al frente de algunas de las iniciativas culturales más importantes de finales del siglo XIX.

La vinculación de Picasso con el movimiento modernista fue ambivalente, en la medida en que absorbió temáticas y discursos, pero también los observó con una distancia crítica, de forma que produjo una serie de obras satirizantes en una línea crítica contra los modernistas.

Más información del ámbito
<< AnteriorÁmbitosSiguiente >>