Museu Picasso de Barcelona

Ajuntament de Barcelona

Menú del sitio

Ir al contenido

 

Picasso descubre París

Del 21 de septiembre de 2018 al 20 de enero de 2019

Pablo Picasso. 'Picasso i Manuel Pallarès contemplant la torre Eiffel'. Barcelona o París, 1900. Tinta sèpia a ploma sobre paper. 8,8 x 11,1 cm (irregular). Museu Picasso, Barcelona. Donació Pablo Picasso, 1970. MPB 110.996. Museu Picasso, Barcelona. Fotografia, Gasull Fotografia © Successió Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

En el marco de la colección, el Museu Picasso de Barcelona presenta piezas impresionistas y simbolistas del Musée d’Orsay de París y el Musée national Picasso-París.

Estas obras permiten al público comprender el impacto que experimentó el joven Picasso en sus dos primeros viajes a París.


El Museu Picasso de Barcelona participa con un préstamo excepcional de obra en la exposición Picasso. Bleu et rose que tiene lugar en el Musée d’Orsay entre el 18 de septiembre de 2018 y el 6 de enero de 2019. Con el fin de poder seguir ofreciendo una visita coherente a nuestra colección permanente, los museos organizadores de la muestra, en el marco de la fructífera colaboración entre nuestras instituciones, han facilitado a través de sus respectivos presidentes ―Laurence des Cars (Musée d’Orsay) y Laurent Le Bon (Musée national Picasso-Paris)― el préstamo en intercambio de diecinueve obras de diversos artistas, entre los que destacan Cézanne, Degas, Gauguin, Steinlen y Toulouse-Lautrec.

Los dibujos, pinturas y esculturas que presentamos dialogan con las obras de nuestra colección y a la vez nos permiten mostrar cómo los artistas que operaban en París a principios del siglo XX fueron determinantes en el cambio estilístico del joven Picasso y en la formación y consolidación de un lenguaje propio. Descubrimos su fascinación por los artistas de vanguardia y cómo comienza a forjar ―especialmente en el período comprendido entre su primer viaje a París en octubre de 1900 y su instalación definitiva en la ciudad en abril de 1904― su personal estilo y a pasar de una pintura mundana a otra de notable carácter simbólico.

  • Picasso descubre París

    En la revista Pèl & Ploma del 19 de agosto de 1899 aparecía, con fecha del 4 de agosto, una convocatoria para la presentación de obras de arte destinadas a la Exposición Universal de París, que iba a celebrarse del 15 de abril al 12 de noviembre de 1900. El plazo de admisión debía concluir el 31 de agosto, pero fue prolongándose sucesivamente hasta el 20 de octubre 1. La noticia provocó gran agitación entre los artistas barceloneses, especialmente entre los más jóvenes, ya que representaba una gran oportunidad para dar a conocer sus obras en París. Picasso, habituado ya a participar en exposiciones oficiales, presentó el cuadro Últimos momentos y tras ser seleccionado para la exposición del milenario empezó a preparar su viaje a París.

    Fueron muchos los artistas que se desplazaron a París para asistir a los fastos de la gran exposición. Ramón Casas viajó incluso antes de la inauguración y tomó diversos apuntes de las obras expuestas, dibujos que posteriormente fueron publicados, con textos del pintor y de Miguel Utrillo, en Pèl & Ploma. Picasso, igual que los demás, soñaba con ese viaje a la capital francesa, como demuestra el pequeño dibujo, realizado aún en Barcelona, donde se representa él mismo junto a Manuel Pallarés delante de dos edificios míticos de París, la torre Eiffel y Notre-Dame. Sin embargo, aún tuvo que esperar hasta septiembre de 1900 para poder viajar, acompañado de Carles Casagemas, tal como se indicaba en una nota aparecida en Catalunya artística 2. Unos días más tarde se les uniría Pallarés. Mantuvieron el contacto con los amigos dejados en Barcelona a través de una jugosa correspondencia con los hermanos Reventós.

    Durante los primeros días se dedicaron a visitar los pabellones de la Exposición y allí Picasso pudo contemplar de primera mano las obras de Manet y de los impresionistas así como la muestra paralela organizada por Rodin en la plaza de l’Alma. Esos primeros días frecuentó a sus amigos catalanes: Casas lo retrató al carboncillo delante del edificio de la Exposición, y a su vez Picasso se autorretrató con sus amigos —Casas , Utrillo, Pichot, Casagemas, Germaine y Odette— a la salida de la muestra, o en Montmartre junto a Pichot, Pere Manyac, Casagemas, Jaume Brossa y Pompeu Gener. Esta primera estancia se interrumpió a finales de año y Picasso se desplazó a Málaga, y posteriormente a Madrid para lanzar su proyecto de revista modernista Arte Joven.

    En mayo de 1901 Picasso se trasladó de nuevo a París con motivo de la exposición que Pere Manyac había organizado de su obra y la del pintor Francisco Iturrino en la galería Vollard. Picasso presentó algunas pinturas traídas desde España, pero hubo de trabajar intensamente para cumplir el plan de Manyac. Llegó a completar cerca de sesenta obras, empleando una pincelada gruesa y corta de colores puros para tratar temas parisinos —la vida nocturna, apuntes callejeros e incluso algunos bocetos de moda— en los que se aprecia la influencia de Steinlen, de Toulouse-Lautrec y de los posimpresionistas. La muestra tuvo un relativo éxito, ya que se vendieron varias obras y fue elogiada en la prensa. En un primer artículo, aparecido en Le Journal el 17 de junio, Gustave Cocquiot alababa su curiosidad y capacidad de absorción: «Picasso quiere verlo todo y expresarlo todo» 3 , mientras que el crítico Félicien Fagus señalaba las posibles influencias sobre el joven pintor: «Se descubren fácilmente, además de las de los grandes artistas del pasado, bastantes influencias probables: Delacroix, Manet (muy apropiadamente, puesto que en parte viene de los españoles), Monet, Van Gogh, Pissarro, Toulouse-Lautrec, Degas, Forain, Rops, tal vez... Todas muy pasajeras y que se esfuman apenas captadas; se ve que su fogosidad no le ha dejado reposo para forjarse un estilo personal. Su personalidad se halla en ese ardor, en esa espontaneidad juvenil e impetuosa (se dice que no tiene ni veinte años y que ha cubierto tres lienzos cada día). El peligro para él está en esa misma impetuosidad.» 4

    Pasada la exposición, Picasso dió la razón a Fagus y refrenó su impetuosidad, se alejó del cromatismo vivo y empezó a buscar un nuevo camino, más cercano al simbolismo pero asimilando las enseñanzas de todo lo que veía: desde la temática y tenue colorido de las obras de Carrière, Denis y Puvis de Chavannes hasta las soluciones compositivas de Gauguin, Manet, Degas o Cézanne. Este cambio temático y cromático lo llevó a una pintura más íntima y simbólica que desarrolló desde ese momento hasta mediados de 1904, el periodo denominado azul . En esta etapa Picasso vivió a caballo entre París y Barcelona y practicó un estilo casi monocromo e intimista, influido no solo por ciertos pintores, sino también por su amistad con Max Jacob, quien le introdujo en el conocimiento de la poesía francesa finisecular.

    En abril de 1904 Picasso, acompañado de Sebastià Junyer Vidal, realiza su definitivo viaje a París y se instala en Montmartre. En el cambio que experimentan su vida y su obra en ese momento es un factor decisivo la amistad con poetas como André Salmon, Max Jacob o Guillaume Apollinaire, además de la relación con los hermanos Stein, a través de los cualestiene acceso a personalidades relevantes y a la intelectualidad más progresista, entrando así a formar parte de la vanguardia artística francesa.

    Malén Gual
    Comisaria

    • 1. Pèl & Ploma, n. 12 (19 de agosto de 1899); Pèl & Ploma, n.o 15 (9 de septiembre de 1899); Pèl & Ploma, n.o 20 (14 de octubre de 1899).
      2. Catalunya artística (27 de septiembre de 1900).
      3. Gustave Cocquiot, «La vie artistique / Pablo Ruiz Picasso». Le Journal (17 de junio de 1901).
      4. Félicien Fagus, «MM Iturrino et Picasso». La Revue Blanche (15 de julio de 1901).

    Información práctica

  • Abierta al público:
    21 de septiembre de 2018 - 20 de enero de 2019

  • Comisaria:
    Malén Gual, conservadora del Museu Picasso

  • Organización y producción:
    Museu Picasso de Barcelona con el préstamo excepcional de obras del Musée d’Orsay y el Musée national Picasso-Paris

  • Espacio:
    salas 8, 9 y 10 de la colección permanente

  • Horarios y precios » (Incluída en la entrada a la colección permanente del museu)

  • Dossier de prensa:
    Para solicitar el dossier de prensa póngase en contacto con: museupicasso_premsa@bcn.cat


  • Comprar entradas

  • Compartir:

  • #PicassoParis

Contenidos relacionados