Inicio Exposición - Salas
 

01 La Cocina Catalana

En 1899 Picasso comenzó a frecuentar la taberna Quatre Gats, en la calle Montsió de Barcelona, acti- va entre el 12 de junio de 1897 y el 26 de junio de 1903. Sus impulsores fueron Miquel Utrillo, Santiago Rusiñol, Ramon Casas y Pere Romeu. El empresario Manuel Girona y el industrial Maties Ardèniz aportaron el patrocinio económico.

El encargado, Pere Romeu, no tardó en fijarse en Picasso, a quien encargó varias tareas gráficas, como el menú y el cartel del plato del día. El grafismo de la taberna era casi exclusivo de Ramon Casas.

La cocina de Quatre Gats nunca fue gran cosa. Los elementos publicitarios del establecimiento y las promociones para atraer clientes confirman el interés del mesonero por difundir su faceta gastronómica. Pero, como diría el escritor Josep Pla, «las raciones fueron siempre una pura ilusión del espíritu. Más que un lugar de restauración fue una exposición de platos pintados, una culinaria en miniatura, para escuela de párvulos. Las raciones eran ingrávidas, de una ligereza extrema».

1

Pablo Picasso
Menú de Quatre Gats, Plat del dia
c. 1900
Cera y tinta sobre papel
45,5 × 29 cm
The Hunt Museum, Limerick
MG145
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

2

Ricard Opisso
Interior de Quatre Gats
1900
Carbón, tinta y lápiz sobre papel
41,9 × 49,1 cm
Arxiu Històric de la Ciutat de Barcelona
AHCB18162
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Barcelona 2018

Menú de Quatre Gats, Plat del dia - Pablo Picasso 1
Interior de Quatre Gats - Ricard Opisso 2
 

02 La Cocina Cubista

«¿Qué puede haber más familiar para un pintor, para pintores de Montmartre o de Montparnasse, que su pipa, su tabaco, la guitarra que cuelga sobre el diván o el sifón puesto encima de la mesita de café?» Así se expresa Picasso a propósito de la iconografía del cubismo, nacido en el bar y en la cocina. Así que no hay nada tan natural como el hecho de que las cosas más sencillas del día a día entren en su obra: una cuchara de verdad para el vaso de absenta, una botella de Anís del Mono o bien el letrero de un restaurante con todo lo que se puede degustar en él: vino, jamón del país o un buen pollo bien cebado. La alimentación y todos los objetos y espacios relacionados con ella son elementos de desacralización de la pintura y la escultura: dan valor a las acciones corrientes y arraigan el arte de Picasso en el «sabor de lo real».

1

Pablo Picasso
El restaurante
1914
Óleo sobre lienzo
34 × 42 cm
Fundación Almine y Bernard
Ruiz-Picasso para el Arte, Madrid.
En depósito en el Museo Picasso Málaga
FABA Photographe inconnu, tous droits réservés
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

2

Pablo Picasso
Vaso de absenta
París, primavera del 1914
Bronce pintado y cucharilla
de absenta de plata
21 × 14 × 7 cm
Fundación Almine y Bernard
Ruiz-Picasso para el Arte, Madrid
55158
FABA Photo: Eric Baudouin:
© Succession Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

El restaurante - Pablo Picasso 1
Vaso de absenta - Pablo Picasso 2
 

03 Utensilios de La Cocina

Los objetos, según Picasso, son los vehículos de su pensamiento. En un destello, capta su capacidad de evocación. Un cucharón, por su forma redondeada, puede «significar» la cabeza de un personaje. En otros casos son los coladores los que realizan dicha función. Gracias al potencial sugestivo del objeto de acuerdo con el contexto de su uso, Picasso juega con las combinaciones de la metamorfosis. En cuanto a sus naturalezas muertas, captura en el instante las cosas sencillas: el desayuno o el plato de queso, una chuleta de cordero o un pescado con su papel de periódico para envolverlo. De este modo reafirma la poética de lo cotidiano por medio de su faceta más corriente.

1

Pablo Picasso
Cabeza de mujer
Paris, 1929-1930
Escultura
Hierro, chapa de metal y colador pintados.
100 x 37 x 59 cm
Musée national Picasso-Paris. Donación de Pablo Picasso, 1979
Fotografia (C) RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris) / Mathieu Rabeau
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

2

Pablo Picasso
Figura
1935
Cucharón, rastrillos, madera,
cordel, clavos y pluma
112 × 61,5 × 29,8 cm
Musée national Picasso-Paris.
Donación de Pablo Picasso, 1979
MP316
Photo (C) RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris) / Adrien Didierjean / Mathieu Rabeau
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

Cabeza de mujer - Pablo Picasso 1
Figura - Pablo Picasso 2
 

04 Las Palabras de la Cocina

Los ingredientes culinarios, con sus olores, sabores y colores, así como el universo doméstico de la cocina, abundan en los numerosos poemas y obras de teatro de Picasso. Puesto que a menudo escribe en la mesa de la cocina, resulta de lo más natural que viandas y palabras se entremezclen. Tomates, pimientos, huevos, gazpacho y chorizo, alcachofas y puerros forman un conjunto que se arraiga en la cotidianidad doméstica. En El deseo atrapado por la cola, una obra de teatro escrita en cuatro días durante el invierno de 1940, la privación de alimentos se transforma en superabundancia y se vincula con el erotismo. Unos platos apetecibles evocan el hogar feliz y los recuerdos de infancia. En «Sueño y mentira de Franco» son incomibles e indigestos (sorbete de bacalao frito o sopa de clavos), pues expresan toda su aversión por Franco. En Picasso la alimentación y la cocina son el mejor indicador del vínculo permanente entre su creación y la vida.

1

Pablo Picasso
Facsímil de El deseo atrapado por la cola
Acto I, Escena I
1941
Tinta sobre papel
31 × 24 cm
Musée national Picasso-Paris
RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris) / Michèle Bellot
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

Facsímil de El deseo atrapado por la cola - Pablo Picasso 1
 

05 Cocina y Penuria en Tiempo de Guerra

Replegado en Royan en el momento de la declaración de guerra en septiembre de 1939, Picasso se quedará allí cerca de un año. El pintor instala su estudio en el piso de arriba de la villa Les Voiliers, situada en el frente marítimo, desde donde pinta el Café de Royan (fechado el 15 de agosto de 1940). El 25 de agosto de 1940 Picasso llega a París, donde, mientras dure la ocupación, permanecerá refugiado en su estudio de Grands-Augustins. Picasso trata de adaptarse a los tiempos de guerra, hecho que se refleja en su pintura. Decoración, muebles, utensilios y comida —en suma, todos los ingredientes relativos a la cocina— se diseminan en sus bodegones: tarros y fruteros, pescados y crustáceos, morcillas y alcachofas, cuchillos y tenedores, mesas y sillas, mantel a cuadros azules y planta de tomates del estudio. Todo tiene un aire destartalado y caótico, donde uno come lo que se trae. Es también la encarnación de una abundancia fabulosa en tiempos de carestía, aunque esta ostentación del consumo se formula como un desafío a las penurias de la época. «¿Lo ves? También una cacerola puede gritar… Todo puede gritar», le dice a Pierre Daix.

El bufé de Le Catalan

El 30 de mayo de 1943 Picasso pinta dos versiones de El bufé de Le Catalan. Este restaurante regentado por un catalán llamado Arnau se convirtió en la cantina de Picasso, que llevó a varios de sus amigos, entre ellos a Georges Hugnet (que se erigiría en su cronista), Paul y Nusch Éluard, Dora Maar, Pierre Reverdy, Óscar Domínguez, Michel Leiris y Zette, Léon-Paul Fargue, Jacques Prévert, Apel·les Fenosa y algunos más. En uno de los últimos textos escritos antes de ser arrestado por los alemanes, Robert Desnos recoge estas sorprendentes y esclarecedoras palabras de Picasso: «Llevaba meses almorzando en Le Catalan, y hacía meses que observaba su bufé sin pensar en nada más que en qué es un bufé. Un día decido hacer un cuadro. Lo hago. Al día siguiente, cuando llego, el bufé ha desaparecido, el lugar que ocupaba está vacío… Debí de cogerlo sin darme cuenta al pintarlo.» En cuanto Picasso codicia un objeto, se adueña de él y lo arrastra a su mundo: se alimenta de él, lo engulle y lo integra en el espacio del cuadro. Este objeto recreado, digerido y cocinado cobra una nueva existencia, esta vez por obra y gracia del pincel.

1

Pablo Picasso
Nen amb llagosta
Oli sobre tela
21 de juny del 1941
130 x 97,3 cm
Photo (C) RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris) / Jean-Gilles Berizzi
© Successió Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

2

Pablo Picasso
La cuina
Novembre del 1948
Oli sobre tela
175 × 252 cm
Musée national Picasso-Paris.
Donació de Pablo Picasso, 1979
MP 200
RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris) / Franck Raux
© Successió Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

Nen amb llagosta - Pablo Picasso 1
La cuina - Pablo Picasso 2
 

06 Fruits de Mar

Las sepias, las murenas, los erizos, los pulpos...

Prenden a los centauros con cadenas de algas.
Los limones emergen de la espuma.
Venus dormida asciende hasta el mercado.
Compra queso de cabra, aceite, pan y vino.

— Rafael Alberti. «Picasso Antibes La Joie de vivre»

1

Pablo Picasso
Naturaleza muerta con cesta, tres erizos de mar y lámpara
19 de octubre de 1946
Pintura oleorresinosa y carboncillo sobre lienzo reutilizado
35,5 × 85,5 cm
Musée Picasso, Antibes
MPA 1946. 1.9
ImageArt, photo Claude Germain
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

Naturaleza muerta con cesta, tres erizos de mar y lámpara - Pablo Picasso 1
 

07 De la tierra, del agua y del fuego

Tierra, agua y fuego son los ingredientes imprescindibles de la cocina y de la cerámica, actividades ligadas al origen de la humanidad. En 1946 Picasso visitó el taller de cerámica Madoura, en Vallauris, propiedad de Suzanne y Georges Ramié, y al año siguiente regresó con unos proyectos modestos. Fue el inicio del Picasso ceramista.

Se tomó muy en serio esta nueva actividad artística y asimiló las complejas técnicas de este arte. Los condimentos y la cocción son la base de la cerámica, como de la cocina. La relación entre ellos es lo que marca la calidad de los platos de cerámica, en los que la cocina está asimismo muy presente: sardinas, lenguado, huevos fritos, salsichas…

1

Pablo Picasso
Corrida de toros y pez (reverso: Caras)
Cannes, [16 de abril] de 1957
Barro rojo cocido, torneado, con un pez superpuesto (barro blanco cocido, impreso con la raspa de un pez, vidriado, pátina gris; agrietado y reparado), decorado con pátina y óxido negro, parcialmente pintado con barniz
42 cm (diámetro)
Museu Picasso, Barcelona. Donación Jacqueline Picasso, 1982
MPB 112.446
Fotografía: Museu Picasso, Barcelona. Fotografía, Gasull Fotografia.
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

2

Picasso en La Californie realizando Corrida de toros y pez (reverso: Caras)
Cannes, abril de 1957
Copia moderna digital por inyección de tinta
50 x 60 cm
Fondo David Douglas Duncan
David Douglas Duncan
Arxiu Museu Picasso de Barcelona
FDDD/9/84
Fotografia Arxiu Museu Picasso, Barcelona
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

Corrida de toros y pez (reverso: Caras)  - Pablo Picasso 1
 - Picasso en La Californie realizando Corrida de toros y pez (reverso: Caras) 2
 

08 La cocina al aire libre

«Cuando veo el Déjeuner sur l’herbe, pienso: “Dolores para el futuro.”» Así se expresa Picasso, que mantiene con la obra de Manet un diálogo constante. El artista renueva paralelamente su interés por el aire libre, ya sea el del campo o el de la orilla del mar. Comer al aire libre no deja de recordar a Picasso la vida sencilla del campo: el de la España que persiste en su recuerdo y el del sur de Francia, donde vive. Los alimentos que aparecen en primer plano del cuadro recuerdan que comer es una necesidad vital del cuerpo. Sin sublimarlos, Picasso los ubica en el corazón de la naturaleza. De este modo, el almuerzo en la hierba es la expresión de la alegría de vivir.

1

Pablo Picasso
Le Déjeuner sur l’herbe según Manet
3 de marzo – 20 de agosto de 1960
Óleo sobre lienzo
130 × 195 cm
Musée national Picasso-Paris.
Donación de Pablo Picasso, 1979
MP215
RMN-Grand Palais (Musée national Picasso-Paris) / Jean-Gilles Berizzi
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

Le Déjeuner sur l’herbe según Manet - Pablo Picasso 1
 

09 Las recetas de la estampa

Picasso amó el grabado y la litografía. No en vano dedicó setenta años de su vida a las artes gráficas.

Al introducirse en el mundo de las impresiones originales, Picasso dejó de ser un artista autónomo que creaba con inmediatez y se integró en un proceso laborioso, con una sucesión de tareas definida y unos tiempos que respetar.

En este arte sus creaciones se integraban en un proceso de trabajo colaborativo que presentaba una jerarquía inamovible, en la que Picasso ocupaba el primer lugar. El artista solía delegar las fases técnicas de la preparación o de la impresión a los artesanos de los talleres, pero no aceptaba ninguna intervención que alterase su labor.

Trabajó las técnicas de grabado y estampación tradicionales. En el transcurso del proceso creativo, el grabador exploraba los procedimientos, las recetas químicas y las operaciones necesarias y llevaba a cabo constantes reinvenciones. Su obra gráfica comenzó como tanteo para luego convertirse, en numerosas ocasiones, en una reinvención. El Picasso gráfico, como el cocinero, experimentaba sin parar, y de esas investigaciones nacieron recetas particulares en algunas de las técnicas que trabajó, como por ejemplo el grabado sobre linóleo.

1

Pablo Picasso
El bogavante
9 de enero de 1949
Litografía. Lavis sobre zinc (prueba Sabartés)
56,5 x 76 cm
Museu Picasso, Barcelona. Donación Jaume Sabartés, 1962
MPB 70.104
Fotografía Museu Picasso, Barcelona. Fotografía, Gasull Fotografia.
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

2

Pablo Picasso
Naturaleza muerta con copa bajo la lámpara
Mougins, 19 de marzo de 1962
Grabado con gubia sobre linóleo
(prueba Sabartés, Vº estado y definitivo)
62 × 75 cm
Museu Picasso, Barcelona.
Donación de Jaume Sabartés, 1964
MPB 70.322
Museu Picasso, Barcelona. Reproduccions fotogràfiques de Gasull Fotografia
© Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018

El bogavante - Pablo Picasso 1
Naturaleza muerta con copa bajo la lámpara - Pablo Picasso 2
 

Sala Mauri ¿Qué es la cocina?

En ocasión de la exposición La cocina de Picasso, Ferran Adrià formula la pregunta ¿Qué es cocinar?, convencido de que la respuesta puede revelar algunas cuestiones esenciales del ser humano en tanto que ser creativo. Es por ello que la sala está presidida por el texto de Picasso en el que explica por qué fecha toda su producción: para facilitar el surgimiento de una ciencia que tome como fundamento la creatividad. Este es el afán del equipo de elBulli que, tras cerrar el restaurante en 2011, se ha dedicado hasta ahora a la cocina de ideas, y ha elaborado una metodología, llamada Sapiens, que sirve para comprender y poder crear, en cualquier ámbito o sector. Algunos de los hitos Sapiens aplicados a la restauración gastronómica se alojan en esta sala, desde el Catálogo razonado de elBulli con sus 1846 platos hasta el carrusel del sistema funcional de la cocina en sus tres dimensiones: creativa, reproductiva y experiencial. El carrusel presenta diagramas de flujo, que conectan estos tres aspectos y otorgan al comensal un poder creativo afín al del cocinero. Los dibujos de Adrià aparecen como dispositivos plásticos de pensamiento gastronómico que reflexionan sobre el conocimiento del ser humano desde la pregunta que da título a la sala, cuya respuesta nos revela la magia que alimenta algunos gestos cotidianos.

1

Ferran Adrià
Teoría de la evolución culinaria
2013. Publicado en el libro Cómo empezó la cocina. Teoría de la evolución culinaria. Barcelona, Bullipedia / CaixaBank, 2015, pp. 200-201 y 212-213 arxiu-elBullifoundation / Pepo Segura

2

Ferran Adrià
¿Qué es la cocina?
Exposición en la Sala Mauri del Museu Picasso. Fotografía: Diego Bustamante

Teoría de la evolución culinaria - Ferran Adrià 1
¿Qué es la cocina? - Ferran Adrià 2