Museu Picasso de Barcelona

Ayuntamiento de Barcelona

Menú del sitio

Ir al contenido

 

ARCHIVO F.X: De economia cero 25.05/02.09.2012 Un proyecto de Pedro G. Romero

INTERCAMBIOS

www.fxysudoble.comEsta primera actividad del proyecto, posee un carácter de seminario pero, al mismo tiempo, se halla más cerca del espíritu de un laboratorio donde experimentar, aproximándose, sobretodo, a esa definición de economía que atiende a los intercambios de valor, comercio y trabajo del arte, las convenciones dominantes en una cultura del dinero. La brutal reconversión económica de nuestros días, la famosa crisis, no hace sino evidenciar una situación crítica, estructural, que en algún momento tenía que ser reconsiderada.

Para esto, hemos invitado a distintos autores y operaciones que configuran una amplia topografía de relaciones del Archivo F.X. y de Pedro G. Romero con sus entornos de trabajo, lecturas, focos de atención, colaboraciones, subrayados y controversias. Se trata, en fin, de un conjunto de comunicaciones, presentaciones, diálogos, mesas redondas y performances que se mueven entre los signos de interrogación y de exclamación, punteando diversos asuntos, poniendo de manifiesto maneras de estar que no coinciden con las de esa economía general que nos gobierna. Se trata, por fin, de explorar ciertas posibilidades sobre cómo entender y trabajar otro sentido para la economía del arte, para la economía.

INTERCAMBIOS

www.fxysudoble.com El trabajo de Picasso, más allá de su labor estilística, centrará estos primeros días del seminario. Se trata de afrontar la crítica a Picasso y algunos de sus lugares comunes. Picasso, Kahnweiler y la Gran Guerra mundial son, entre otros, agentes fundadores de la economía del arte del presente. Es lógico que su continuo cuestionamiento forme parte de su propia cadena de valor. Pero, ¿podemos aprender algo de todas estas refutaciones?

INTERCAMBIOS

www.fxysudoble.com Una de las consecuencias de la extensión de este sistema económico desde Picasso, por raro que parezca, es la pérdida de privilegios del artista, que ya no es el único agente capacitado para la enunciación artística. La expansión del dispositivo “arte” pasa no sólo por aumentar las disciplinas, sino también porque los actores sean ya otros en un constante proceso de democratización. Así, en un lado tenemos un aparato burocrático que administra el arte y, en el sentido opuesto, nuevas formas de autoría que se le escapan. ¿Qué nuevas resistencias nos enseñan?

INTERCAMBIOS

www.fxysudoble.com Si el artista sobrevive en esta economía del arte es por su papel como acuñador de nuevas baratijas, mercaderías de todo tipo, imaginaciones distintivas para muchas formas del mismo dinero y de su circulación. El progreso tecnológico no ha hecho sino duplicar este efecto, evidenciarlo, hacerlo mera información. La materialidad, a la antigua manera de Picasso, nos parece meramente una garantía de copyright. Y, sin embargo, sólo la sistematización de esos dos campos confrontados, materialismo e información, nos permite seguir haciendo enunciados y llamarlos arte. ¿Será cierto eso de que en el peligro crece lo que nos salva?

Particiones

Particiones, el segundo laboratorio del proyecto Archivo F.X.: De economía cero, pone en escena, mediante distintos seminarios, algunas de las escisiones que fundamentan el presente reparto de lo sensible: pensamiento y acto, estética y poética, pedagogía y fábrica. Siguiendo el modelo teatral de la exposición Economía: Picasso, las conferencias se dividen en ámbitos distintos, sin jerarquía alguna, pero indicando claramente la naturaleza del enunciado que los distintos sitios acogen. Entre el museo y diversos espacios sociales y culturales de la ciudad se desarrollan una serie de intervenciones, a pares, en torno a la necesidad de la democratización de la reproducción frente a políticas patrimoniales policiales, el endeudamiento del cuerpo como socialización del trabajador y el ciudadano o el viejo debate entre caritas y fides tornado, hoy día, en la oposición entre comunismo y capitalismo financiero.

Amistades

Amistades, el tercer y último laboratorio del proyecto «Archivo F.X.: De economía cero», pone en escena, mediante distintas mediaciones que tienen su anclaje en la red Internet, algunos relatos ejemplares que, tomando al mito de Pablo Picasso como argumento, proponen reinterpretar tópicos, nudos y anclajes de la economía moderna del arte.

Siguiendo el modelo radial de la exposición «Economía: Picasso», los trabajos han sido publicados en distintos medios impresos y digitales y pueden ser visitados desde los distintos enlaces indicados en este documento. El punto de partida, «Historia del arte nuevo en sus detalles», de Juan José Lahuerta, fue publicado, en una primera versión, en el segundo volumen de Culturas de archivo, editado por Jorge Blasco.

Walter Benjamin fue el primero en dar una salida política al coleccionismo mediante la práctica sistemática del regalo y, también, el primero en establecer un símil entre este par de conceptos, la recolección y sus dones, y la acumulación del saber ilustrado y el relato, el cuento, la narración. Este correlato entre saber y ficción hay que entenderlo en un paisaje cultural de revalorización de la cultura del don, el regalo y la amistad.

Las distintas mitologías creadas por la exposición «Economía: Picasso» son el Leitmotiv de toda una serie de trabajos en torno a —y se citan por riguroso orden de aparición— las siguiente cuestiones: las relaciones entre Duchamp y Picasso como modelos del nuevo capitalismo financiero y el viejo comercio materialista; las fallas ideológicas del cuestionamiento del Picasso comunista a partir de una lectura moral de su modo de vida; el análisis detallado de las técnicas del cubismo en Picasso para saber cómo replantean las relaciones entre representación y realidad y la nueva economía que esto genera; la reconsideración de la escritura de Picasso como un todo poético del cual la expresión económica de sus pinturas no sería más que un apéndice; los vínculos de Picasso con el activismo libertario, las paradojas vitales de esa actitud pero también las filiaciones directas con los anarquistas y sus distintos aparatos; una hipótesis sobre la contradictoria actitud de Picasso ante el régimen franquista y su resistencia a asumir algunas de sus políticas de identidad nacionales —flamenco, toros y turismo— como una cultura propia de la España de Franco; la reaparición de viejos mitos mediterráneos en la leyenda «Picasso y sus mujeres» y cómo afloran ahí la crítica de género y sus paradojas en la economía política.

Amistades se presenta, por tanto, como una manera de extender los significados y significantes barajados en «Archivo F.X.: De economía cero», muchos de los cuales están presentes en cualquiera de los recorridos de la exposición «Economía: Picasso». Concebida la exposición como un laboratorio más dentro del proyecto, la función de Amistades pasa por determinar también el alcance del evento expositivo —una especie de guía secreta de lo que allí se mira, se lee y se escucha—, relegado este a uno más de los tránsitos al alcance del proyecto «Archivo F.X.: De economía cero».

Amistades Nuria Enguita Mayo Una carta extraviada

Quería darte las gracias por tu colaboración en Concreta, creo que las noticias sobre ALIAS serán un punto de máximo interés en este primer número. Ahora te escribo por una cuestión diferente. Una amiga de Barcelona que está realizando una tesis sobre las «economías» de Marcel Duchamp —y que estaba especialmente interesada, entre otras actividades, en la de su faceta de marchante/vendedor de obras de Brancusi—, ha tenido acceso, en el archivo de Pierre Cabanne (donado después de su muerte en 2007 a la biblioteca pública de la localidad en la que vivió gran parte de su vida, Meudon), a los materiales originales del libro Conversando con Marcel Duchamp, que vosotros habéis publicado en ALIAS y que imagino tendrá una gran repercusión, pues la versión española editada por Anagrama es muy difícil de localizar.

valentinroma.org

Amistades Carlota Gómez Qu’en pensez-vous, mademoiselle?

En muchas ocasiones se ha hecho referencia a la relación entre Pablo Picasso y el Partido Comunista, a través de monografías, ensayos, exposiciones y demás, usando unos términos cuanto menos generalistas y sensacionalistas —y hasta a veces me atrevería a decir propagandísticos— que poco tenían a ver con la realidad de lo que subyacía en la vida ideológica del artista. Hay algunos que apuestan por un posicionamiento político consciente, otros por que llegó a través de su amigo Louis Aragon, que lo presentó al partido como un trofeo, como uno de esos que se llevan a una cena de idiotas. Hay otros que aparte quieren encontrar perspectivas perversas en esta anécdota picassiana —otra más que se suma a los toros, las mujeres, el dinero…— recordando los archivos del FBI o la portada de Lettres françaises de 1949, en la que brindaba a la salud del dictador Stalin.

www.elespiapablopicasso.wordpress.com

Amistades Juan José Lahuerta Historia del arte nuevo en sus detalles
Capítulos II, III, IV, V y VI

Transcribimos aquí y reproducimos en facsímil una serie de folios que, escritos con letra apretada, contienen un texto confuso en el que su autor, sin mucho éxito, intenta explicar algunos de los problemas del cubismo de Picasso comentando una serie de obras de 1912-13, en lo que sería el esquema del capítulo IV y breves fragmentos de los capítulos II, III, V y VI de una Historia del arte nuevo en sus detalles, título pretencioso del que sólo nos ha quedado este testimonio. Las obras que nuestro autor intenta analizar se ilustran con dibujos y, en algunas partes, unos pedazos de papel con anotaciones de la misma mano acompañados de fotografías encartadas añaden comentarios autocríticos e irónicos.

www.amateurarchivist.net/ephimerida/?p=467

Amistades Antonio Molina Flores Poema inédito de Picasso

El texto, que una vez hechas las pertinentes averiguaciones daremos a conocer completo en breve, comienza con un juego sobre los conocidos versos de Mallarmé. Pero en este caso el «golpe de dados» es un golpe de ojos, como si la mirada fuese activa y tirase dardos, no dados, sobre los objetos, las amantes desnudas y los cachivaches del estudio. Aparecen algunas palabras en español, como escarabajo pelotero, pero todo el texto está en francés. Su primer destinatario parece ser Juan Larrea, el poeta de origen navarro que tanto tuvo que ver con la génesis del Guernica, porque es entre las páginas de una revista que perteneció a su archivo donde ha sido encontrado el papel suelto. El bloque de revistas de Larrea, junto a otros libros y manuscritos, fue adquirido por Abelardo Linares entre el millón de libros de la Librería Eliseo Torres de Nueva York. Ahora ha aparecido el texto de Picasso, pero no se descarta que aparezcan otros.

blogs.elcorreoweb.es/tribunas/2012/05/23/poema-inedito-de-picasso/

Amistades Antonio Orihuela Picasso anarquista

Pregunta: Óscar, ¿cómo se te ocurrió escribir un libro sobre Picasso?, ¿qué se puede decir de él que ya no se sepa?
Respuesta: Bueno, a decir verdad, Picasso se atravesó en mitad de mi tesis hace ahora dos años. Yo estaba entonces investigando sobre la Escuela Moderna de Ferrer i Guàrdia, otro personaje del siglo XX sobre el que se ha escrito mucho pero de cuyo círculo profesional apenas había noticias, y aquí fue donde inesperadamente me encontré con Picasso.
P: ¿Quieres decir que Picasso fue amigo de Ferrer?
R: No sabría decir qué grado de amistad pudo haber entre los dos. En realidad yo creo que el contacto mayor fue con Clemencia Jacquinet.
P: ¿Quién era esta persona?
R: Te explico. Cuando empecé a investigar sobre la Escuela Moderna y el círculo de Ferrer, me llamó especialmente la atención la figura de Clemencia Jacquinet. Me pareció el personaje más original de todos los que se movían alrededor de la escuela, así que aproveché una beca de estudios para investigar sobre ella, primero en el Archive Départemental de París y después en el Ministère de l’Éducation, donde localicé un documento a nombre de Clemencia Jacquinet en el que solicitaba una especie de fe de vida laboral para poder jubilarse como maestra a causa de una enfermedad crónica. El documento tenía fecha de 1925 y facilitaba una dirección en Dijon, en la Borgoña francesa.


cnt-alacant.blogspot.com/2012/03/picasso-anarquista.html
www.portaloaca.com/articulos/opinion/4759-entrevista-picasso-anarquista.html

Amistades Julián Rodriguez Un viaje de incógnito: Picasso en España
durante el franquismo. Jean-Luc Rendo.

En medio de sus investigaciones sobre la presencia de Jean Cocteau en España, el joven ensayista francés Jean-Luc Rendo encontró una serie de documentos de la Brigada Político-Social franquista donde se señalaban las reuniones del propio Cocteau con algunos cargos del régimen gracias a la mediación de dos de sus amigos españoles: el torero Luis Miguel Dominguín y el director de cine y escritor Edgar Neville. El objetivo de dichas reuniones era conseguir la autorización escrita para que Pablo Picasso, amigo íntimo del escritor, artista y director de cine francés, y muy cercano a Dominguín, visitara España. Según las investigaciones de Rendo, dicho salvoconducto fue expedido a nombre de Pablo Ruiz, a secas, tres años después de la muerte de Cocteau en 1963.

www.editorialperiferica.com/index.php?s=autores&aut=68
www.editorialperiferica.com/index.php?s=catalogo&l=98

Amistades Susana Serrano Las mujeres y Picasso como subgénero

Las dos pasiones de Pablo Picasso que dominaban su vida y se confundían entre sí. El arte lo dominaba, pero las mujeres no. Por el contrario, ejerció todo su poder y todo su desprecio con sus trece esposas, novias y amantes. Todas ellas pasaban por el lienzo, y luego las destruía en carne y pintura. A través de los retratos de sus mujeres se podía percibir cuál era el estado de la relación de ese momento y qué sucedía con su arte y con su amor. Paula Izquierdo, escritora española y doctora en psicología, lo cuenta en su reciente libro, Picasso y las mujeres, publicado en España por Belacqua y que Seix Barral editará este año en la Argentina. El libro es un recorrido por la biografía de un hombre a través de sus mujeres, las que lo odiaron, amaron, adoraron, las que le dieron hijos o lo abofetearon… Freddie (Terence Stamp) es un joven tímido e introvertido que colecciona mariposas. En la calle observa a una joven, Miranda (Samantha Eggar), estudiante de arte, que le gusta. La sigue a diario con su automóvil, estudiando sus horarios, hasta que un día consigue raptarla sin llamar la atención. La lleva a una casa aislada en el campo y la encierra en un sótano que ha preparado a tal efecto. Miranda, asustada y desesperada, intenta en vano escapar de su secuestrador, llegando incluso a intentar seducirle con la esperanza de que así la deje en libertad… La autora analiza las distintas formas arquetípicas con las que la pintura de Picasso se travestía en mujer. A partir de la imposibilidad de asumir la imagen de la madre, vierte su trabajo hacía el arquetipo complementario de la prostituta. Todo este paso, figurado como una celestina, sirve al trabajo del autor para atravesar todas las formas y todos los arquetipos que psicológicamente representan lo femenino judeocristiano. Es esa la forma en que se alimenta continuamente su relación con lo femenino, biográfica y poética, como un aumento de su particular forma de hacerse mujer.

www.scoop.it/u/las-mujeres-y-picasso-como-subgenero
http://www.scoop.it/t/maquinasdesufrir
www.scoop.it/t/la-novela-familiar
www.scoop.it/t/outing-picasso
www.scoop.it/t/novela-de-artista
www.scoop.it/t/la-funcion-de-lo-bello

Economía: Picasso

La interrogación que hace sobre todos estos efectos el Archivo F.X. también será visibilizada, desplazada hacia el lugar marginal que le corresponde en esta economía del arte, emplazando su atención ante otros fenómenos y órdenes seguramente centrales. La invitación por parte del Museo Picasso Barcelona resultaba idónea para abordar estas cuestiones, ya que permitía una suma de esfuerzos enorme y la posibilidad de iniciar la exploración de una de las zonas fundamentales de este orden económico arriba mencionado. Por un lado estaba Picasso y la capitalidad de su trabajo en el extenso campo del arte del siglo XX, por el otro, el propio museo como institución que aúna en su titularidad el éxito publicitario, el espacio público y el modelo de un régimen cultural determinado.

La posibilidad de trabajar con “Picasso”, indudablemente el gesto definitorio de la actual economía del arte, de la que Duchamp es su mayor glosador y el productivismo ruso su contrafigura, nos ha permitido encarnar este experimento con materiales originales, explorando de primera mano los funcionamientos del valor, el reparto y el don.

Presentado en el Museo Picasso de Barcelona entre el 25 de mayo y el 2 de septiembre de 2012, el proyecto Economía: Picasso no sólo ofrecerá una valoración de los trabajos de Picasso, fijados en las contribuciones de Ángel González García, Rosalind E. Krauss y Georges Didi-Huberman, sino también toda una serie de visiones excéntricas que nos permitan, todavía, seguir hablando de lo que significó su efecto para la economía del arte, a partir de las miradas del Orson Welles de F for Fake y del Guy Debord anterior a La sociedad del espectáculo, de Josep Torres Campalans y de H. Bustos Domeq, de Luciano San Saor y de Marius de Zayas, de Felipe Aláiz y de tantos otros. Se trata, por tanto, de observar las continuidades y discontinuidades de los trabajos de Picasso en la economía del arte, con una mirada retrospectiva, desde hoy mismo hasta los principios del siglo XX.

Economía: Picasso El canto nuevo

En enero de 1929 Lucía Sánchez Saornil protagoniza su primera polémica pública en torno al arte de vanguardia. Las páginas del Heraldo de Madrid recogen ese rifirrafe frente a Santiago Lorenzo y Victoriano Fernández de Asís. Sánchez Saornil sitúa en su conocimiento del cubismo —«y decir cubismo en España era hablar de Picasso»— un germen de energía que le llevaría a posiciones estéticas vanguardistas y que, después, marcaría su deriva vital e ideológica. Estudiante de bellas artes, pronto se convertirá en poeta en las filas del Ultra, bajo la firma de Luciano de San-Saor, heterónimo al que su posterior activismo homosexual daría pleno sentido. Si bien su futura peripecia artística la alejaría de las filas ultraístas, su militancia sindicalista en la CNT, su protagonismo en la fundación de Mujeres Libres, su poesía social y militante, su activismo en pro de la liberación sexual y su toma de partido por la igualdad y autonomía de las mujeres fueron motores vitales que tienen su origen en esa temprana militancia vanguardista, como anuncia su poema «El canto nuevo»: «Los que hemos creado esta hora alcanzaremos todas las audacias; NOSOTROS EDIFICAREMOS LAS PIRÁMIDES INVERTIDAS.»

Economía: Picasso Oro Molido

Oro Molido, la protagonista de la novela con el mismo título, publicada por Felipe Aláiz en 1923, visita una exposición cubista. Las obras que contempla —el trasunto es una pedagógica explicación que Aláiz realiza al joven Helios Gómez sobre la exposición de 1912 en las Galeries Dalmau— van a resolver las faltas de una vida y poner a la muchacha en el camino de la emancipación. Se trata de un folletín moralista, que pretende espantar de la vida de Oro Molido —una joven obrera marcada por ser madre soltera—, aquellos folletines sentimentales que la alienan. Sin embargo, lo interesante es la función que alcanza la pieza cubista como obra de arte. Según Aláiz, el trabajo artístico tiene un objetivo biológico que triangula nuestra relación con los otros y con la sociedad. Así, el trabajo de abstracción del cubismo permite reordenar el resto de los vínculos sociales y, al contrario que el folletín, producir una reciprocidad dentro las relaciones, en términos de igualdad, libertad y fraternidad. A pesar de cierta ingenuidad en las apreciaciones de Aláiz, el nuevo estatuto que otorga al objeto fetichista, modelado por la capacidad de abstracción, nos permitiría, a la manera de Juan de Mairena, distinguir entre valor y precio. Pablo Picasso. Bottle and Violin on a TablePablo Picasso
Botella y violín sobre una mesa
3 de diciembre de 1912 o posterior
Papier collé y carboncillo sobre papel
61 x 47,8 cm
New Orleans Museum of Art: The Muriel Bultman Francis Collection, 86.275
©Successió Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2012

Economía: Picasso El regreso al arte primitivo

La polémica sobre la influencia del arte negro africano en el cubismo ha sido fructífera. Es evidente que los relatos de traslación directa de máscaras y estatuillas a los cuadros de Picasso o Braque no dejan de ser anecdóticos. Marius de Zayas proponía, en 1928, que el estudio sobre la influencia del arte primitivo debía de hacerse sobre las obras de Cézanne, incluso de El Greco, puesto que no se trataba de una apropiación epidérmica sino de un cambio estructural. En tanto que mexicano, De Zayas señalaba además otra puerta: la indagación arqueológica que el giro etnográfico había dado a la modernidad habría permitido la inmediata incorporación de artistas y formas de hacer arte subalternas al cauce principal imperante en París o Nueva York: «indígenas mexicanos y negros africanos y pintores cubistas y fotógrafos modernos». El análisis de De Zayas, exiliado permanente, comienza por el propio Picasso, al que su condición española coloca, a priori, en ese mercado de coloniales. Para De Zayas, caricaturista, la síntesis entre moderno y primitivo estaba en el automóvil. Esta visión geopolítica resulta singularmente polémica, pues según ella el saqueo de las colonias proporciona también algunas de las herramientas para su emancipación. Pablo Picasso. Cap d’indi bigarratPablo Picasso
Cabeza de indio abigarrado, 1907-1908
Óleo sobre madera
Colección particular
©Successió Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2012

Economía: Picasso Cuaderno verde

En medio de las selvas mexicanas de Chiapas, nos descubre Max Aub este Cuaderno verde, cuyo autor, Jusep Torres Campalans (JTC), fue pintor, amigo y contemporáneo de Picasso. Unas consideraciones de Silverio Lanza sobre el cubismo —«Mis coetáneos hacían arte para que les entendiesen y admirasen los brutos y vosotros, los modernos, hacéis arte para que lo admiren y lo entiendan los artistas. Ese es el camino del infierno»— habían llevado a Aub a intentar destripar el arte moderno con un particular viaje al corazón de las tinieblas. La novela se presentó a la vez que una exposición de obras del artista JTC, de su catálogo y de una serie de consideraciones sobre su trabajo por parte de Octavio Paz, Carlos Fuentes, David Alfaro Siqueiros, Olga Tamayo y Elena Poniatowska, entre otros. En realidad, como insinuó Jean Cassou, tan presente en la novela, JTC no es otro que Picasso sin André Level ni Daniel-Henry Kahnweiler, es decir, un Picasso derrotado en todos los sentidos, políticamente también. Se trata de su reverso biográfico y, a la vez, de su contrafigura, las distintas historias contra la Historia con mayúsculas. Max Aub lo proclama en la primera página: «¿Cómo puede haber verdad sin mentira?» Vaquer amb una cigarretaVaquero con un cigarrillo, 2012
Fotografía
Colección particular
Hans Haacke
© VEGAP, Barcelona 2012

Economía: Picasso Un arte abstracto

La condición excéntrica de Jorge Luis Borges le proporcionó una atalaya inmejorable para entender con perfección el funcionamiento de los distintos centros —Londres, París, Nueva York pero, también, vanguardismo, vuelta al orden, anacronismo— y sus zonas de influencia. A causa de cierta aceleración del tiempo, a menudo cuando las informaciones llegaban a la periferia desde las metrópolis, el suceso informativo ya se había transformado en su lugar de emisión. El centro era un espacio de crisis, cuyos ecos se percibían en los alrededores como algo clásico y estabilizado. La abstracción se convertía inmediatamente en una narración al tratar de ser explicada y, viceversa, pues sólo una buena narración era verdaderamente capaz de generar nociones abstractas. «Abstractos y concretos, —ambos vocablos son, de toda evidencia, sinónimos.» Esta comprensión de su tiempo le llevó, desde cierto pragmatismo, al cultivo de las paradojas. Los debates poéticos sobre la metáfora y la metonimia los solventó, como Mallarmé, dándole a la palabra el uso, el cambio de la moneda. En Crónicas de Bustos Domecq, con Adolfo Bioy Casares, aplicó al arte moderno este procedimiento. El libro está dedicado «A esos tres grandes olvidados: Picasso, Joyce, Le Corbusier». Marcel Duchamp, Tzanck CheckMarcel Duchamp
Tzanck Check, 1919
The Vera nad Arturo Schwarz Collection of Dada and Surrealist Art in the Israel Museum, Jerusalem
© succession Marcel Duchamp / Vegap et ADAGP, Paris, 2008.

Economía: Picasso Magia

Giorgio Agamben nos ha dado la definición del gag como solución a la imposibilidad de que las imágenes puedan acotarse con el lenguaje, recordando cómo, en su sentido literal, el gag indica algo que se mete en la boca del actor para impedir la palabra, favoreciendo la gestualidad y las improvisaciones de éste en su intento por subsanar esa misma imposibilidad del habla. Además, el filósofo emparienta esta definición con la de lo místico, en el sentido de Wittgenstein, es decir, como aquel mostrarse de lo que no puede ser dicho; o en el extrañamiento irreal que se produce en algunas películas de Buñuel. El gag siempre nos produce risa aunque el actor esté, a veces, intentando decir cosas graves o trágicas. El gag se acota como gesto en el sentido de la pintura o la imagen cinematográfica. La película de Orson Welles F for Fake trata sobre la idea del genio a través de su contrafigura, el fraude. Aunque resulta autobiográfica, el motivo argumental es Picasso y su espejo, el falsificador Elmyr de Hory. La película trata sobre el trampantojo, gag esencial de todo lo que tiene que ver con la vista. El destino de la obra de arte es ser trampantojo y el artista es, simplemente, el actor que lo oficia. El mago es solo un actor.

Economía: Picasso Ur, la revista

«Nos tomamos la libertad de enviarle esta revista con el fin de darle a conocer nuestra actividad. Le respetamos como uno de los grandes creadores de la pintura, y deseamos tener una entrevista con usted sobre el tema del letrismo. Por favor, señor, acepte nuestro respetuoso homenaje.» La brevedad de esta nota de Hervé Falcou y Guy Debord a Picasso, al que enviaban la revista Ur para solicitarle su colaboración, nos permite ciertas reconsideraciones sobre las nociones taxonómicas que la historiografía tópica y sus clasificandos fijan en la construcción de una economía del arte autónoma. Resulta entonces que Guy Debord, el autor de La Société du spectacle, al igual que otros situacionistas —Jorn o Constant empezaron a pintar bajo el influjo directo del Guernica de Picasso—, se habían formado bajo la militancia comunista de Picasso y preferían mantener esa contradicción a las de sus contemporáneos neodadaístas, fluxus o conceptuales, «pálidos reflejos del capitalismo financiero en plena consolidación». Es decir, la galaxia Duchamp o las constelaciones productivistas no serían sino una parte de la nebulosa Picasso. Si en los cielos se escribía la historia de los hombres, desde la invención del telescopio, sólo nos sirve su reflejo en los charcos. Asger Jorn. Quatre pòstersAsger Jorn
Cuatro pósters, 1968
Litografía
Museum Jorn, Silkeborg
Foto: Lars Bay
Asger Jorn: © Donation Jorn, Silkeborg/VEGAP 2012

Economía

Más información proximamente