Museu Picasso de Barcelona

Ayuntamiento de Barcelona

Menú del sitio

Ir al contenido

 
  • Picasso. La Pasión del dibujo

    • Fecha Del 9 de febrero al 7 de mayo de 2006
    • La exposición «Picasso. La pasión del dibujo» es la primera de las grandes exposiciones incluidas dentro de las propuestas de PICASSO2006BCN, el especial homenaje que la ciudad de Barcelona rinde al artista en el centenario de su primer retorno desde París a esta ciudad, de su estancia en Gósol y el 125 aniversario de su nacimiento.

    • Más información ...

      La muestra, que sigue un discurso cronológico que va desde 1894 a 1972, reúne más de 200 piezas -dibujos, pinturas y esculturas- y está organizada por el Musée Picasso de París, la Réunion des Musées Nationaux de París y el Museu Picasso de Barcelona, bajo el comisariado de Dominique Dupuis-Labbé, conservadora del museo parisino, donde se ha presentado previamente con motivo del 20 aniversario de la apertura de sus salas. El conjunto de dibujos que se presenta en la exposición, seleccionados entre las más de mil quinientas piezas que conforman la colección del Musée Picasso de París, permite captar la esencia de la trayectoria del artista, siendo el testimonio de una gran calidad artística y, a la vez, de su entorno más íntimo, ya que forman parte de un legado que él guardó siempre. El recorrido de la exposición muestra su experimentación dentro del arte y la génesis y la evolución de sus obras esenciales, a la vez que pone de manifiesto que la figura humana era el centro de su obra. La pasión que Picasso sentía por el dibujo se remonta a su infancia, tal y como testimonia su madre, María Picasso López, cuando explica la anécdota según la cual las primeras palabras del niño fueron piz piz, para pedir un lápiz. Esta pasión infantil no desapareció nunca durante su larga existencia, porque Picasso dibujaba sin descanso y volcaba sin tregua en el papel sus emociones e invenciones, como lo habría hecho con un diario íntimo, o creaba personajes a la manera de un escritor. Así, el dibujo asume un papel primordial en la génesis y el desarrollo de la carrera artística de Picasso: «A los doce años sabía dibujar como Rafael, pero necesité toda una vida para aprender a pintar como un niño.»

  • Roger De La Fresnaye 1885-1925.
    Cubismo y tradición

    • Fecha Del 2 de marzo al 5 de junio de 2006
    • Retrospectiva, de uno de los destacados representes del cubismo francés, Roger de La Fresnaye (Le Mans 1885 - Grasse 1925).

    • Más información ...

      Siguiendo con su línea expositiva centrada en Picasso y las vanguardias históricas del siglo XX, EL Museu Picasso presenta una retrospectiva, la primera de esta importancia desde 1950, de uno de los destacados representes del cubismo francés, Roger de La Fresnaye (Le Mans 1885 - Grasse 1925), fruto de la colaboración entre el Musée de Tessé de le Mans y el Museu Picasso de Barcelona. Comisariada por Françoise Lucbert, profesora de Historia del Arte Contemporáneo de la Université du Maine, esta muestra presenta 150 obras, entre pinturas, esculturas y dibujos de este artista, procedentes, entre otros centros, del Metropolitan Museum of Art de Nueva York, el Centre Georges Pompidou de París, el Musée d'Art Moderne de Troyes y la National Gallery of Art de Washington. El recorrido cronológico de la exposición permite repasar el conjunto de la trayectoria artística de La Fresneye. Es necesario destacar el trabajo de la comisaria que ha permitido localizar obras inéditas del artista, la mayoría de las cuales pueden verse en esta exposición.

      «Cubismo y tradición. Estos dos términos pueden parecer a primera vista antiatómicos. Sin embargo, en el núcleo de esta paradoja parece residir la especificidad de la obra de Rogar de La Fresnaye. Como uno de los representantes más característicos de lo que la historia del arte ha denominado "cubismo francés", La Fresnaye propone una articulación original entre vanguardia y clasicismo. Sin embargo, la ambivalencia misma de esta producción compleja parece haber contribuido al relativo olvido en que ha caído el artista: en efecto, considerado en su tiempo como una figura del cubismo, el pintor es hoy casi desconocido por el público. Ya en 1985, Pierre Lévy, uno de sus más fieles coleccionistas, sentía la urgencia de valorizar mejor su arte: "Sería necesario que de una vez por todas los trabajos de este incomprendido fueran puestos en el lugar que les corresponde". Sin embargo, tenemos que reconocer que durante los veinte años transcurridos desde entonces este honroso proyecto no ha conocido progresos: La Fresnaye sigue siendo un artista conocido por los especialistas y apreciado por los conocedores.» (...) Françoise Lucbert, comisaria de la exposición.

  • La colección del museo. Una nueva mirada

    • Fecha Prorrogada hasta al 7 de enero de 2007
    • Dentro la programación de PICASSO2006BCN, el especial homenaje que la ciudad de Barcelona hace al artista en el centenario de su primer retorno desde París a esta ciudad, de su estancia en Gósol y del 125º anviversario de su nacimiento, el Museu Picasso presenta "La colección del Museu. Una nueva mirada".

    • Más información ...

      Esta presentación excepcional de la colección permanente del Museu, se ve enriquecida con préstamos procedentes de colecciones particulares y con la incorporación del óleo Barraca de feria (1900), la última adquisición del Museu, que se muestra por primera vez al público. La propuesta, como ya sucede en la configuración habitual de la colección permanente, sigue un discurso cronológico que va desde 1894 a 1972 pero, en esta ocasión, recoje un total de 383 obras -73 más que las habituales- y se estructura en 13 ámbitos en los cuales, además de resaltar la especial vinculación del artista con la ciudad de Barcelona, se muestran trabajos derivados de su estancia en Gósol y de sus propuestas dentro el cubismo. De esta forma, el conjunto de obras que se presenta, permite captar la esencia de la trayectoria del artista y, de manera especial, la relación con nuestra ciudad. En el recorrido de esta nueva presentación, a parte de sus antecedentes de infancia, su primera llegada a Barcelona, los círculos artísticos que frecuentará en la ciudad, su primer viaje a París o la época azul, se muestran, gracias a los préstamos recibidos, obras que pertenecen a su etapa en Gósol y obras cubistas que habitualmente no pueden ser contempladas en el Museu.

  • Los Picassos de Antibes

    • Fecha Del 6 de juliol fins al 15 d'octubre de 2006
    • El Museu Picasso de Barcelona presenta la exposición «Los Picassos de Antibes». Esta nueva propuesta expositiva, enmarcada dentro de la programación de PICASSO2006BCN, está organizada conjuntamente por el Musée Picasso, Antibes, el Museo Picasso Málaga y el Museu Picasso, Barcelona, bajo la dirección de Jean-Louis Andral, director y conservador jefe del Musée Picasso, Antibes.

    • Más información ...

      La exposición cuenta con la colaboración de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales, adscrita al Ministerio de Cultura, y el patrocinio en exclusiva de la empresa naviera italiana Grandi Navi Veloci.

      Las 88 obras del artista expuestas -esculturas, pinturas, cerámicas y dibujos- forman parte de las colecciones del Musée Picasso, Antibes, que, con motivo de las obras de renovación que está llevando a cabo, ha cerrado temporalmente sus puertas, hecho que ha permitido a Málaga y Barcelona -las otras dos ciudades mediterráneas, junto con Antibes, puntales en la vida y la obra de Pablo Picasso- disfrutar de este magnífico conjunto realizado por el artista a partir del verano del año 1946, cuando se instaló en el Midi francés. Es la primera vez que muchas de estas obras se verán fuera de los muros del castillo Grimaldi de Antibes, que fue sede del taller de Picasso y que en 1966 se inauguró oficialmente como Musée Picasso. Dentro de este conjunto, el Museu Picasso contribuye a la exposición con 3 cerámicas y 1 pintura. La exposición incluye, asimismo, una selección de 20 fotografías del fotógrafo polaco Michel Sima (nacido Michel Smajewski, 1912-1987), imágenes que proceden también de los fondos del Musée Picasso, Antibes y que constituyen un testimonio excepcional del trabajo llevado a cabo por Picasso en su taller del castillo Grimaldi.

  • Picasso y el circo

    • Fecha Del 16 de noviembre de 2006 fins al 18 de febrero de 2007
    • Las vinculaciones de Picasso con el mundo del circo estuvieron muy presentes a lo largo de toda su vida. Ya en la Barcelona de fines del siglo XIX, Picasso frecuenta los circos que acuden a la ciudad, aunque en sus obras de este periodo no quedan huellas de ello.

    • Más información ...

      Los circos ambulantes de los bulevares de París se convierten en espacios visitados con frecuencia por el joven Picasso y sus amigos durante sus primeras estancias en esta ciudad.

      A fines de 1904 y comienzos de 1905 es cuando el tema del circo, concretamente el de Medrano, se convierte en un referente en su vida y obra y en el centro de las composiciones del momento. El artista crea un escenario ficticio, donde acróbatas y equilibristas –quienes ya aparecían a lo largo de la tradición literaria y pictórica del Romanticismo simbolizando el aislamiento y el sufrimiento humanos– interpretan papeles de la vida cotidiana, manifiestan sus problemas domésticos y el aislamiento y la incomprensión de sus sentimientos. Las escenas familiares en las que los saltimbanquis y los arlequines se erigen en los auténticos protagonistas de este periodo son herencia de los retratos de grupos familiares, cuyas raíces se asientan en la época azul. Estas composiciones serán el origen de una gran obra que Picasso perseguía desde hacía tiempo, “Familia de Saltimbanquis”, de 1905. El Arlequín, como ocurrirá en los años 30 con el Minotauro, se convierte en el alter ego del artista. El Arlequín, cuya génesis se halla en la época azul, será el auténtico protagonista de lo que se ha venido en denominar época rosa.

      Durante los años del cubismo analítico, la familia de Arlequín reaparece aisladamente en un conjunto de óleos que realiza en 1909, como en el bodegón “Panes y frutero sobre una mesa”, cuya disposición de elementos nos remite a una composición anterior, “Carnaval en la taberna”. En 1915, Picasso realiza una serie de investigaciones a través de las que continúa su análisis de la representación del Arlequín y que tienen su colofón en la pintura “Arlequín”, propiedad del Museum of Modern Art de Nueva York, en torno a la que pinta una serie de acuarelas y que culmina, según palabras del propio artista, su interpretación de este personaje. Este intenso trabajo revertirá dos años más tarde en su primera y audaz colaboración teatral, “Parade”, en la que la recreación de la vida de una barraca de feria servirá al artista para hacer del mundo del circo el motivo de una serie de experimentaciones plásticas. De esta manera, los logros cubistas alternarán con un naturalismo que insinúa monumentalidades clásicas que va a desarrollar en los años ulteriores y en las que la personalidad del Arlequín va a continuar acaparando una posición central.

      A partir de 1920 el tema del Arlequín y el Pierrot cobra fuerza de nuevo y, enlazando con los personajes de 1917, surgen las dos grandes y decisivas versiones de “Los tres músicos” –en las que el artista asume una vez más la identidad del Arlequín–, que constituyen un espléndido colofón de las enseñanzas que le proporcionó su viaje a Italia. En los años 30, la personalidad del Minotauro con el que el artista se identifica hasta el punto de erigirse también en su alter ego, va desplazando paulatinamente a la del Arlequín, hasta recoger sus despojos en el simbólico dibujo “Minotauro y Arlequín”.

      En sus últimas obras, el espectáculo circense cobra una especial relevancia y el artista exorciza los números del circo de su juventud. Resurgen las amazonas y los payasos en un ejercicio rico y variado en el que su obra desafía la inexorable fugacidad de la vida. No duda en dejarse fotografiar en múltiples ocasiones asumiendo la identidad de un payaso, símbolo a la vez de la heroica y triste personalidad del artista, en unas magníficas fotografías tomadas por fotógrafos amigos como David Douglas Duncan, André Villiers y Edward Quinn.

      La exposición Picasso y el circo revisará el tratamiento que del mundo circense hizo Picasso a lo largo de toda su trayectoria artística. La exposición se presentará a continuación en la Fondation Pierre Gianadda de Martigny (09.03.2007-10.06.2007).