Museu Picasso de Barcelona

Ayuntamiento de Barcelona

Menú del sitio

Ir al contenido

 
  • Picasso: de la caricatura a les metamorfosis de estilo

    • Fecha Del 18 de febrero al 18 de mayo de 2003
    • El objetivo de esta exposición es delimitar el papel que desempeñó la deformación de la figura en el arte de Picasso, siendo esta la primera vez que se aborda un tema tan etéreo como crucial en su obra.

    • Más información ...

      Compuesta por más de 400 obras entre dibujos, pinturas, esculturas, cerámicas, grabados y fotografías, procedentes en su mayoría de importantes museos y colecciones privadas de todo el mundo, cabe destacar el hecho de que será la primera ocasión en que muchas de ellas se muestren en público.

      Caricaturas, monstruos, títeres, máscaras, seres grotescos, situaciones irreales. En la obra de Picasso siempre han tenido cabida manifestaciones festivas e irónicas de su entorno más próximo, no sólo personal sino también artístico. La muestra nos propone un recorrido por su obra desde los inicios de su formación artística, en los que la caricatura tiene una importante presencia, pasando por su utilización de las metamorfosis estilísticas que entrañarán el nacimiento de un cosmos en el que el retrato expresionista dará origen a una secuencia de distorsiones monstruosas que convulsionarán los cánones estéticos del siglo XX.

      Los ámbitos que componen esta exposición son siete:

      • 1. Los inicios (1897-1905)
      • 2. Cubismo, primitivismo, teatro
      • 3. Metamorfosis de estilo
      • 4. Los años cincuenta
      • 5. El artista, demiurgo y títere
      • 6. Parodiar el arte. La suite Verve
      • 7. Picasso caricaturizado

      De este modo no sólo se pretende mostrar y analizar la importancia de la caricatura en el arte de Picasso (desde los dibujos de juventud hasta sus últimas obras), también se quiere mostrar el verdadero trampolín que representó la desfiguración de la figura para todas sus experimentaciones formales, a través de un cruce, sin precedentes en la historia del arte, entre caricatura, dibujo infantil, primitivismo y fragmentación de las formas clásicas, que desembocará en el famoso "estilo Picasso".

  • Torres García

    • Fecha Del 25 de noviembre de 2003 a l'11 d'abril de 2004
    • Joaquín Torres-García nace en Montevideo en 1874. En 1891, a los 17 años de edad, se instala con su familia en Mataró. En el otoño de 1892 la familia Torres-García se traslada Barcelona, donde Joaquín se matricula en los cursos impartidos en la Escuela de Bellas Artes de Llotja, donde conoce a Mir, Sunyer, Canals y Nonell, quienes van a ser los pioneros del arte catalán de principios del s.XX.

    • Más información ...

      La actividad artística e intelectual de la Barcelona de estos años incita al joven artista quien consolida rápidamente su autoformación, a través de su amistad con Josep Pijoan, Eduardo Marquina, Luis de Zulueta. Rápidamente se erige en figura clave del Noucentisme, no sólo por su evolución artística, sino también por sus aportaciones teóricas, que propugnaban un mediterraneismo catalán, inspirado en el arte de Puvis de Chavannes, que filtra una visión renovadora de la tradición clásica asentada en un ideal estético y equilibrado de la modernidad.

      A partir de 1917 su pintura evoluciona hacia un individualismo del arte de vanguardia, que plasmará no solo plásticamente, sino también a través de escritos-manifiestos como Art-Evolució. Así, entre 1917 y 1922, primero en Barcelona y luego en Nueva York –donde se asentará entre 1920 y 1922– se adhiere al vibracionismo propugnado por Rafael Barradas. Esos mismos años, fascinado por el arte infantil, empieza a elaborar juguetes para niños, que le permitirán experimentar nuevas soluciones plásticas. Sus “juguetes transformables” se exponen por primera vez en las Galeries Dalmau de Barcelona en 1918, y se difunden rápidamente por Estados Unidos, Italia y Francia.

      Instalado en París a partir de 1926, entra en un periodo de transición y empieza a pintar una serie de cuadros con personajes de estilo primitivo. A partir de 1929 se libera progresivamente del arcaísmo de estos primeros cuadros parisinos y comienza a pintar numerosos paisajes urbanos. Conoce a Mondrian, Van Doesburg, Arp, Taeuber-Arp, Hélion y Gorin, entre otros. En 1930, funda, junto con Michel Seuphor, el grupo Cercle et Carré, que da origen a la revista del mismo nombre y que reúne las tendencias internacionales del arte abstracto.

      Nutrido por los principios de la abstracción pura del neoplasticismo y del arte arcaico, precolombino, desarrolla desde ese momento un estilo personal, que denomina constructivismo o universalismo constructivo y que propone un lenguaje universal nuevo para entender el mundo. A partir de 1931, sus cuadros presentan una estructura ortogonal, en la que se insieren signos, esquemas de objetos reales o imágenes de la memoria colectiva.

      Tras cuarenta y tres años de ausencia, en 1934 vuelve a Montevideo, ciudad en la que vivirá hasta su muerte, acaecida en 1949. Se convierte en una especie de profeta de la modernidad en América del Sur. Funda la revista Círculo y Cuadrado (segunda época de Cercle et Carré) y crea sucesivamente la Asociación de Arte Constructivo (1935) y el Taller (1942), confirmando así su vocación pedagógica. Su universalismo constructivo evoluciona hacia la afirmación de una geometría más fluida y el predominio de los signos amerindios. La pintura se vuelve más expresiva, incluso lírica. En definitiva, aspira a un arte monumental que, a imagen del arte precolombino, se integre en la arquitectura.