Museu Picasso de Barcelona

El final del número
Firmado -Picasso- en el ángulo inferior derecho
París, 1901
Pastel sobre tela
72 × 46 cm
Adquisición Plandiura, 1932
MPB 4.270

La obra

Desde muy pronto, Picasso se siente cautivado por el espectáculo en general: un mundo fascinante, lleno de estímulos visuales, retos y un caudal inagotable de inspiración, que le ofrece un rico potencial temático y cromático.

En la primera mitad de 1901 en París, Picasso está inmerso en el mundo de la fiesta y la diversión, y se deja seducir por la bohemia, los cabarets y la decadencia de los placeres de la belle époque. Bailarinas, cupletistas, cantantes y personajes de la noche pueblan su obra, tratados con un estilo ágil y directo.

En El final del número capta a la vedette, probablemente Yvette Gilbert, mientras saluda sonriente al terminar la actuación en el Olympia. Este pastel tiene un componente más pictórico que gráfico, con una composición y un cromatismo que confirman una síntesis armoniosa de los tanteos del momento. Muy próxima a esta obra, Picasso pintó el mismo año en París el pastel En escena, que se conserva en la Albright-Knox Art Gallery en Buffalo, Nueva York.

El gusto por lo espontáneo y por los temas nocturnos lo ha heredado, en buena parte, de Toulouse-Lautrec, de quien años más tarde afirmará: «Fue en París donde me di cuenta del gran pintor que era Toulouse-Lautrec.» Picasso manifiesta su admiración hacia el artista francés en algunas obras como ésta, mediante la aplicación de colores lisos y planos y el arabesco en la línea que perfila la figura de manera clara y con gran poder de síntesis y, sobre todo, con un airoso juego de la muñeca.

Ubicación

Sala 6