Museu Picasso de Barcelona

Retrato del escritor Ramon Reventós
Firmado -P. Ruiz Picasso- en la parte inferior
Barcelona, 1899-1900
Acuarela, carboncillo y lápiz Conté sobre papel
66,5 × 30,1 cm
Donación del artista, 1970

En el reverso hay un dibujo académico
en lápiz Conté sobre papel (MPB 110.872R),
que representa un antebrazo y una mano soteniendo un disco.
No está firmado ni fechado. Barcelona, hacia 1899.

Picasso retratista

Este retrato, de trazo seguro y suelto, forma parte de la serie de retratos de estilo modernista que Picasso hizo de sus amigos y conocidos. Todos ellos eran asiduos de la taberna Els Quatre Gats, local de tertulia barcelonés de la vanguardia artística.

Esta galería de retratos integra la primera exposición individual de Picasso en Els Quatre Gats en febrero de 1900. De este modo, intenta hacerse un lugar en este género artístico, entonces dominado por Ramon Casas, retratista oficial de la burguesía catalana. De hecho, la idea de la exposición monográfica surge del entorno de Picasso después del enorme éxito de la exposición de Ramon Casas en la Sala Parés en octubre de 1899, donde, entre otras obras, se mostraron 132 retratos al carbón.

La colección de retratos se parece intencionadamente en formato, técnica y factura a los retratos de Casas. Pero los de Picasso son más espontáneos, de trazo más decidido, y él, a menudo, más que buscar el parecido detallado, incide en los rasgos permanentes del retratado, se interesa por la psicología del personaje.

Sabartés, en su libro Retrats i records, expresa el espíritu del momento: «Lo que queremos es que la gente se dé cuenta de que hay otro que dibuja, y que Casas no retrata a todos los que están y que en sus exposiciones no están todos los que son [ ... ] Los dibujos de Picasso son más espontáneos, su trazo es más franco, más decidido, más loco, si se quiere, pero es más seguro, más preciso, denota más humor y más perspicacia; una observación más profunda y una comprensión más rápida.»

Crítica de la exposición de retratos

La exposición le sirvió a Picasso para darse a conocer, pero no tuvo una gran resonancia en la prensa. Se recogen aquí, por su interés histórico y respetando la ortografía original, tres fragmentos de las críticas aparecidas en la prensa 1900:

aquests textos són igual q les de la versió en català, no cal maquetar de nou]

«Un joven, casi un niño, Ruiz Picazzo, ha organizado una exposición de dibujos y notas de color en “Els IV Gats”.
En todas las obras expuestas hace alarde de una facilidad extraordinaria en el manejo del lápiz y del pincel, dominando, por ende, en aquellas, como principal condición, la garbosidad en el trazo, conveniente siempre, pero perjudicial cuando se sobrepone a toda otra cualidad y no es resultado de una larga y concienzuda práctica.»
La Vanguardia, 3 de febrero de1900

«En el salón de “Los quatre Gats” están expuestos algunos dibujos y notas de color de D. R. Picasso, joven que entra en el arte con la obsesión del modernismo más extremado. No puede dudarse que el señor Picasso tiene talento y siente el arte; [...] pero la exposición acusa en el pintor, como en muchos otros que le han precedido, enamorados hasta la locura de esta escuela, una lamentable perturbación del sentido artístico y una equivocación del concepto del arte.
En la colección de retratos al lápiz sobresalen algunos por la seguridad del apunte, pero basta echar una ojeada al conjunto para notar que aquello es una galería de personajes melancólicos, taciturnos, aburridos, que producen en el espectador una impresión de tristeza y de compasión por los retratados, poco favorable.»
Diario de Barcelona, 7 de febrero de1900

«En la sala gran dels IV Gats hi ha exposada una colecció de dibuixos y pinturas degudas al jove artista Roig Picasso, que ofereixen varietats de punts de vista per á judicar del talent de son autor. Aquest pertany de plé a la escola novíssima impressionista y reuneix condicions que no tots los sectaris d’ella’ns solen oferir: facilitat y correcció en lo dibuix y un cert instint del color. Això, que’ns fa endavinar á un verdader artista, te per contra la monotonia dels assumptos y las tonalitats, tots tétrichs y ombrívols. Sembla que veja ‘l natural darrera d’una glassa negra.
Ab tot, alguna pintura com la de la malalta y ‘l capellà [Darrers moments, avui desapareguda], y notas soltas, aixís com alguns retrats al carbó, nos donen dret á esperar obras de més empenta y més cualitats.»
La Renaixença,10 de febrero de 1900

Ubicación

Sala 4

Bibliografía

Ainaud de Lasarte, Joan (coord.), Picasso y Barcelona: 1881-1981. Barcelona, Ayuntamiento de Barcelona / Ministerio de Cultura, 1981, nº 5A-17, p. 135, 143
Cirlot, Juan Eduardo, Picasso, el nacimiento de un genio. Barcelona, Gustavo Gili, 1972, nº 155, p. 93
McCully, Marylin [et al.], Homage to Barcelona: the city and its art, 1888-1936. Londres, Arts Council of Great Britain, 1985, nº 31, p. 36
Museo Picasso (Barcelona), Museo Picasso, catálogo de pintura y dibujo. Barcelona, Ajuntament de Barcelona, 1984, p. 560-561
Ocaña, María Teresa (dir.), Picasso. La formació d’un geni: 1890-1904. Barcelona, Ajuntament de Barcelona. Museu Picasso / Lunwerg, 1997, nº 125a, p. 197
Ocaña, María Teresa (dir.); Fontbona, Francesc, Mendoza, Cristina [et al.], Picasso y Els 4 gats : la llave de la modernidad. Barcelona, Ajuntament de Barcelona. Museu Picasso / Lunwerg, 1995, nº 54, p. 66
Palau i Fabre, Josep, Picasso vivo: 1881-1907. Barcelona, Polígrafa, 1980, nº 408, p. 188, 529
Reventós i Conti, Jacint, Picasso i els Reventós. Barcelona, Gustavo Gili, 1973, p. 19
Richardson, John; McCully, Marilyn (col.), Picasso, una biografía: vol. I, 1881-1906. Madrid, Alianza, 1995, p. 146-147
Subirana, Rosa Mª, Museo Picasso, Barcelona. Madrid, Orgaz, 1979, p. 20-21
Yasujiro, Otaka, Ocaña, M. Teresa (coms.), Picasso, el nacimiento de un genio : Museu Picasso, Barcelona. Tokio, Sankei Shimbun, 2002, nº 154, p. 173