Museu Picasso de Barcelona

El mas del Quiquet
No está firmado ni fechado
Horta de Sant Joan, 1898
Óleo sobre tela
27 × 40 cm
Donación del artista, 1970
MPB 110.066

,

En junio de 1898, Picasso va a Horta d’Ebre (Horta de Sant Joan, Terra Alta, Tarragona), invitado por su amigo y compañero en la Llotja, Manuel Pallarès. La estancia duró hasta enero de 1899, cuando volvió a Barcelona, y le dejará una fuerte huella: «Todo lo que sé lo he aprendido en el pueblo de Pallarès», diría Picasso años después.

El estudio del ambiente rural en todas sus facetas y del paisaje que Picasso lleva a cabo allí tiene como resultado un conjunto de dibujos y pinturas la mayoría de los cuales se encuentran en el museo. El contacto directo con la naturaleza favorece la aparición en sus obras de un naturalismo temático y cromático que manifiesta una total libertad de trazo y de pincelada. Es el alejamiento definitivo de las severas reglas académicas.

El ambiente cálido y fresco que se respira en el mas del Quiquet queda plasmado con la aplicación de un cromatismo nuevo y una luminosidad radiante. Dice John Richardson que Picasso lo pintó «con los tonos amarillos y rosados de la Colla del Safrà, pero con mucha más sensibilidad» (en Picasso. Una biografia, vol. I, 1881-1906, p. 103). La estructura del mas, de una considerable complejidad geométrica, estimula la creatividad de joven y le permite jugar con las zonas de luminosidad intensa y con las de sombras, así como ejercitar la perspectiva.

Ubicación

Sala 3