Horta-Guinardó







Entre bambalinas (25/04/2012)

Subir el telón.La vinculación que tiene el distrito de Horta-Guinardó con el género teatral tiene una historia tan dilatada e intensa como las entidades que actualmente preparan las representaciones en sus antiguos pero mágicos escenarios. Hoy, la voluntad y la pasión del primer estreno siguen estando intactas.

Luis Benavides




Foto: Juanjo Pérez
Compañía propia
ATENEU HORTENC. Pere Pau, 8-10

Fundado en 1864, el Ateneu Hortenc es una entidad cívica vital en el tejido asociativo del barrio de Horta. Entre sus secciones, destaca por antigüedad la de teatro, solamente superada por el grupo de ajedrez. «Hace unos cinco años creamos Els Bufons de l’Ateneu, una especie de compañía teatral formada por los actores de la casa», explica Jaume Saura, un actor que lleva un cuarto de siglo sobre el escenario del centro. Los ensayos son dos veces por semana.«Además de preparar la obra, diseñamos la escenografía y nos encargamos del vestuario», enumera Carmen Almendros, actriz retirada pero en contacto diario con la entidad.

 


Foto: Juanjo Pérez
Escuela de Lluís Homar
FOMENT HORTENC. Alt de Mariner, 15

«El teatro es el motor de Foment Hortenc desde su fundación en 1917», señala Francesc Penalba, miembro de la vocalía de fiestas y cultura de una entidad con más de 500 socios. Por su escenario pueden desfilar unos 12 espectáculos al año, la gran mayoría de producción propia. Els Pastorets y El Tomàquet son las dos citas ineludibles que mueven a casi un centenar de actores de todas las edades. «Tenemos dos escuelas para preparar actores, una para adultos y otra para jóvenes», cuenta Penalba. El teatro, aclara, es «una lanzadera de futuros profesionales», como Jordi Sánchez o Lluís Homar, quienes han pasado por las tablas de Foment Hortenc.

 


Foto: Juanjo Pérez
Escenarios familiares
LLUÏSOS D’HORTA. Feliu i Codina, 7-9

Aunque reformado en 1950, el teatro de Lluïsos d’Horta mantiene intacto el espíritu de ese antiguo establo convertido por los vecinos en 1866 en centro cultural del barrio. Sus actuales 400 butacas son testigos mudos del arte escénico que se traspasa de padres a hijos. «Es una entidad muy familiar, muy enraizada al barrio. Mis padres, sin ir más lejos, se conocieron aquí», recuerda su presidenta, Núria Font. Ella confía en el empuje de los más jóvenes, que solo en la sección de teatro son más de un centenar. El teatro es una de las nueve secciones que acoge la entidad. «La gente debe dejar volar su creatividad, y aquí pueden disfrutar su afición», afirma.

 


Foto: Álvaro Monge
Club con lista de espera
BIBLIOTECA HORTA-CAN MARINER. Vent, 1

La biblioteca Horta-Can Mariner, inaugurada hace cuatro años, debía tener un apartado dedicado al teatro. Según los últimos datos, en sus estanterías hay un total de 1.836 documentos de esta especialización. «En la segunda planta tenemos dos módulos reservados de forma exclusiva al teatro, con el fondo dividido en textos teatrales, recursos, documentos audiovisuales y revistas», explica la directora de la biblioteca, Anna Saumell. «Para dinamizar esta sección organizamos exposiciones, coloquios y tenemos un club de lectura de teatro con lista de espera», asegura Saumell.

 


Foto: Álvaro Monge
Diversión sin salir de casa
CASAL FONT D’EN FARGUES. Pedrell, 67

Distraer al vecindario y fomentar la cohesión social. Con esos objetivos, el teatro del Casal Font d’en Fargues cobija dos grupos de teatro amateur, El Casinet y Ekilikuà. «Varía el número de personas que participan en las representaciones. Los más veteranos pueden llevar más de 50 años», afirma Pedro Cervera, coordinador del casal. «Queremos disfrutar haciendo teatro y compartir nuestra afición. Sin embargo, también buscamos una cierta seriedad porque antes de estrenar hay mucho trabajo acumulado», concluye Jesús Moya, presidente del grupo de teatro El Casinet.

 


Foto: Álvaro Monge
Medio millar de butacas
SANT JOAN BOSCO. Vall d’Hebron, 258

El colegio Sant Joan Bosco dispone de un estupendo teatro que se renovó en el 2007. Tiene capacidad para 528 personas y con espacios adaptados para minusválidos. El escenario lo pueden alquilar entidades sin fines lucrativos y organizaciones culturales y religiosas. «El equipo de sonido también ha sido totalmente renovado y adaptado a las características de la sala recientemente», destaca Arantxa Mitjana, administradora del centro. Este colegio salesiano no tiene grupo de teatro pero «todos los alumnos suben alguna vez al escenario durante la vida escolar», aclara Mitjana.

 

 

Los contenidos de este web están sujetos a una licencia de creative commons si no se indica lo contrario