Horta-Guinardó







Vacaciones educativas (13/07/2011)

'Casals' y ludotecas. El aprendizaje de los más pequeños continúa cuando se acaba el curso escolar. Por eso, en el distrito de Horta-Guinardó, ocho centros ofrecen en verano talleres, juegos y actividades. Estos espacios permiten hacer compatible la vida laboral y personal de las familias pero, lo más importante, educar y transmitir valores a los niños.

Luis Benavides




Foto: Anna Baeza
Excursiones por el barrio
La Torre - Conca de Tremp, 22

El casal infantil La Torre se inauguró en el curso escolar 90-91. «Abrimos todo el año, pero en verano es diferente porque en las cuatro semanas que hay casal hacemos muchas salidas y todo tiene un carácter más lúdico», explica Oriol Díaz, educador social y responsable de un centro que acoge a 40 niños. «La mayoría son del Carmel y en las salidas que realizamos intentamos aprovechar los equipamientos más cercanos como parques, piscinas y algún cine», añade Díaz. El educador destaca el asesoramiento pedagógico que su equipo brinda a los padres y «la dinamización comunitaria» de las actividades que organizan con otras entidades del barrio.

 


Foto: Anna Baeza
Descubrir y compartir
Arimel - Santuari, 27

Situada en el centro cívico El Carmel, la ludoteca Arimel es un espacio en el que los más pequeños aprenden, inventan, comparten y descubren a partir de todo tipo de juegos. Raquel García, coordinadora de este servicio dirigido a niños hasta los 12 años, se encarga de la comunicación con las familias, la integración de los niños y la dirección del personal, entre otras muchas funciones. «Si el equipo humano funciona, el del equipamiento también está garantizado », explica. Para la responsable de Arimel, el juego es una pieza clave en la educación de los niños que permite trabajar «hábitos, habilidades, capacidades, actitudes y valores».

 


Foto: Anna Baeza
Pedagogía activa
L'Ànec - Plaza de Raimon Casellas, 7

Durante cuatro semanas, el casal infantil L'Ànec organiza toda una serie de actividades que giran alrededor de temas como el medio ambiente, la expresión artística, el deporte y las nuevas tecnologías. Lídia Torres, educadora con «más de ocho años en escuelas formales», adora su trabajo. «Me gusta porque puedo trabajar la pedagogía activa, la motivación, sin evaluar y centrándome más en los valores que queremos transmitir», detalla Torres. Los padres que llevan a sus hijos a este casal «no solo buscan colocar los niños en verano, también nos escogen por el atractivo y buen precio de nuestras actividades», afirma orgullosa Torres.

 


Foto: Anna Baeza
Creatividad y juego libre
El Galliner - Plaza de Santes Creus, 8

«La ludoteca es un servicio municipal gestionado por la empresa Marinva desde el 2002», cuenta Oriol Serra, monitor de un centro que combina «el juego libre y las actividades dirigidas» en las que priman «la creatividad y la exploración a través del juego», afirma. Este verano acogen a 60 niños por semana, atendidos por siete monitores. «Llevamos a cabo muchas tareas pero a veces no importa tanto qué hacemos sino cómo lo hacemos», matiza Serra, preocupado por integrar y motivar a los niños que acuden a la ludoteca El Galliner. «Es un trabajo muy gratificante », concluye.

 


Foto: Anna Baeza
Servicio a la comunidad
Casa Groga - Avenida del Jordà, 27

Sandra Guerrero es la responsable de la ludoteca Casa Groga, que presenta como «un servicio integral de ocio infantil y preadolescente siendo el juego el eje vertebrador». El objetivo principal de este espacio -abierto en verano de 9 de la mañana a 2 de la tarde- es ofrecer un «proyecto dinámico y fácilmente adaptable a los cambios sociales, con la intención de dar un servicio de calidad a la comunidad», dice Guerrero. Los niños que visitan la ludoteca son «en su mayoría del barrio Sant Genís dels Agudells», aunque también acogen niños de la Teixonera, Montbau o Vall d'Hebron.

 


Foto: Anna Baeza
Educadores con vocación
Teixonera - Arenys, 75

Ofrecer un recurso de calidad durante el tiempo no escolar y hacer posible una educación desde una atención global y dinamizadora. Estas son las grandes metas del casal infantil Teixonera. Para Anna Masià, además, es básico destacar que el centro no busca únicamente cubrir las necesidad de los «padres que trabajan» pues considera más importante la «tarea educativa, complementaria a otras instituciones», sostiene. Tres educadores y dos monitores, «vocacionales pero no voluntarios», planifican e implementan todas las actividades que se realizan en este casal durante el verano.

 

 

Los contenidos de este web están sujetos a una licencia de creative commons si no se indica lo contrario