Horta-Guinardó







Agua por un tubo (23/02/2011)

Una guía de rieras, torrentes y fuentes. Carlota Giménez Compte ha publicado Rutes de l’aigua als barris d’Horta-Guinardó, un libro en el que el agua es el hilo conductor de la memoria del distrito. Sin duda, la excusa perfecta para salir de excursión, descubrir su historia y recordar la importancia del agua en nuestras vidas.

Luis Benavides




Foto: Guillermo Moliner
Mil y una fuentes
Sant Cebrià - Calle de la Harmonia

La calle de la Harmonia, situada encima de la Ronda de Dalt, bordea el parque de Les Heures y da paso a un camino de arena con muchas sorpresas para los caminantes. Además de la ermita de Sant Cebrià, de posible origen románico aunque su estilo apenas se reconoce hoy debido a su precario estado de conservación, los amantes de la naturaleza y el senderismo tienen aquí una oportunidad única de descubrir un buen puñado de fuentes: Sant Cebrià (foto), la Llet, la Meca y la Cabra, todas ellas relativamente cercanas. Sin duda, una ruta ideal y asequible para cualquiera gracias a una suave pendiente y la buena señalización de los caminos.

 


Foto: Guillermo Moliner
Refrigerio dominical
Can Masdeu - Collserola

En el pequeño valle de la sierra de Collserola, cerca de Horta, se encuentra la masía Can Masdeu, documentada ya en el siglo XI. Entre sus diferentes reclamos destaca la pequeña fuente conocida por todos como la fuente de Can Masdeu. Maria Castell y su marido Pere Antón Mateu, vecinos del Eixample desde el 1953, cuando vinieron de su natal Cubells, aprovechan la sombra de la zona arbolada y unos pequeños escalones para pasar la mañana del domingo. «La fuente es muy bonita, y la zona también. Solemos pasear por Montjuïc pero hoy acompañamos a mi hija que quería visitar Can Masdeu», añade Castell sin dejar de hacer ganchillo.

 


Foto: Guillermo Moliner
Entrañable y recogida
Plaza Catalana - Plaza Catalana

Bajando la avenida de la Mare de Déu de Montserrat, y girando por la calle de Amílcar o Vinyals, los vecinos de Horta-Guinardó tienen el privilegio de poder disfrutar de una de las plazas más entrañables y recogidas del distrito y, probablemente, también de la ciudad de Barcelona. En un estado de conservación notable, sin ruidosas terrazas, con apenas un par de supermercados y un quiosco, la plaza destaca por la alta fuente situada en el centro. «Es una plaza muy tranquila y punto de reunión clásico», cuenta Conchita Ariño. «Cuando yo tenía unos 19 años la gente de todo el barrio se acercaba para coger agua», añade su amiga, Maria Mañes.

 


Foto: Guillermo Moliner
Descanso panorámico
Canyelles - Carretera Alta de Roquetes

Los valientes ciclistas y paseantes que toman la empinada carretera Alta de Roquetes, dirección Torre Baró, pueden hacer un alto en el camino en la fuente de Canyelles para refrescarse, coger fuerzas y contemplar la ciudad desde las alturas. Dicha fuente, protegida del sol por numerosas ramas, fue arreglada en 1992 por un grupo de vecinos jubilados que todavía a fecha de hoy siguen encargándose de su mantenimiento. «Cada fin de semana inicio mis rutas en bici pasando por delante de esta fuente y es curioso pero siempre me encuentro a alguien», explica el deportista Joan Vilana.

 


Foto: Francesc Casals
Recuerdos de infancia
Can Sant Genís - Plaza de Karl Marx

Can Sant Genís, residencia de las Hermanas Hospitalarias de la Santa Creu, está dentro del recinto de la clínica Stauros. En sus bucólicos jardines, protegidos por una verja, está la fuente de Can Sant Genís, cuya agua proviene de la montaña. «Dejamos entrar a los particulares y entidades que nos lo piden», explica la hermana Margarita María Garayoa, de 82 años, quien jugaba en esos mismos jardines cuando era muy joven. «Allí debajo está la figura que llamábamos cariñosamente Isidret», recuerda apuntando una maltrecha escultura que representa a un niño subido a un cisne.

 


Foto: Francesc Casals
Todo un misterio
Del Cuento - Parque del Guinardó

Tocando la avenida de la Mare de Déu de Montserrat, el parque del Guinardó se erige como una de las más importantes zonas de recreo del distrito. Y en su interior está escondida la fuente del Cuento. Carlos José Muñoz, David Quelal y Carlos Grande, sin embargo, conocen bien su existencia. «Venimos después del colegio, sobre todo en verano, que es cuando jugamos en el estanque», cuenta Muñoz, alumno de 1º de ESO en el IES Francisco de Goya. Desconocen el significado del grabado con el número «1739». Descartado el año de construcción, ¿qué podría ser? El misterio continúa.

 

 

Los contenidos de este web están sujetos a una licencia de creative commons si no se indica lo contrario